historia.jpg

EL PRESIDENTE LOUIS ADOLPHE THIERS INSISTE EN EL RESTABLECER LAS RELACIONES CON FRANCIA

 

Sr. don Benito Juárez

Mi muy distinguido amigo:

Recibí con mucho retraso la carta de usted del 28 de julio al mismo tiempo que la de su señor hijo político del 27 de agosto. He sentido este retraso, porque usted me pide y yo deseo que nuestra correspondencia sea muy frecuente.

Agradezco a usted lo que me dice de mi pobre discurso leído en la academia española y mucho más lo que me ofrece hacer para que se establezca en ésa, otra que esté en relación con la nuestra.

Para esto creo que convendría que usted se dignase aceptar el título de académico correspondiente, para el que no me atrevo a proponer a usted a la academia mientras no tenga su previo consentimiento.

Tiene usted mucha razón en lo que dice de mi país. Tendremos aún que pasar por muchas pruebas antes de consolidar un régimen verdaderamente liberal, pero por fortuna la libertad ha echado ya muy hondas raíces y es seguro que los españoles no se la dejarán arrancar.

También aquí va echando algunas la República, en cuya duración nadie creía cuando se proclamó hace un año. Yo veo con gusto que los franceses aprovechan las lecciones que han recibido durante el imperio. La primera se las dio usted y la agradecen haciendo a usted plena justicia.

No sabía yo, aunque lo presumía. Opinaba respecto de usted Mr. Thiers como la generalidad de sus compatriotas y el otro día que estábamos despacio y vino casi rodada la conversación sobre México, le dije que el Sr. Sánchez me había indicado de que acaso mandaría usted su hijo a Europa.

Dígale usted, me dijo con mucha viveza, que lo mande a Francia, y aquí se lo cuidaremos como merece el hijo de un hombre tan distinguido.

Siguiendo la conversación, y hablando de los inconvenientes que tiene para el comercio de Francia el que sigan por tanto tiempo interrumpidas las relaciones con México, añadió: "yo me alegraría que el Sr. Juárez estuviera dispuesto a restablecerlas".

Aunque yo creo que usted lo estará probablemente, le dije que no podía formar sobre esto ninguna opinión, y concluyó diciéndome: "pues yo le autorizo a usted a manifestar al Sr. Juárez mis deseos".

Si los de usted no están conformes con los suyos le diré que no he recibido contestación, ni sé si mi carta ha llegado a manos de usted. Si por el contrario, usted creyera que conviene a esa República establecer relaciones con ésta, mientras usted no tenga conducto mejor, cuente usted con que yo haré cuanto usted me diga y tendré una señalada satisfacción en prestar algún servicio a México y a su dignísimo presidente.

Mientras lo sea aquí Mr. Thiers puedo contar con su amistad que lleva ya 40 años de fecha y que ha resistido a todas las divergencias que hemos tenido sobre algunos puntos y muy particularmente sobre el poder temporal del Papa.

Por fortuna, su opinión se ha acercado en esto mucho a la mía y su política se ha conformado de todo punto con mis deseos. Más diría a usted, pero estoy muy de prisa y a usted le faltará el tiempo para leer cartas muy largas.

A mí no me lo parecen nunca las de usted y desea recibir muchas su antiguo y apasionado amigo, q. s. m. b.

S. de Olózaga.

Fuente: Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia