historia.jpg

CARTA DE JOSÉ MARÍA GONZÁLEZ HERMOSILLO A MIGUEL HIDALGO

 

Enviada desde la villa de San Sebastián (hoy Concordia) el 20 de enero de 1811.

“Serenísimo Señor: He tenido el honor de recibir contestaciones de vuestra alteza serenísima fecha 11 y 20 del corriente y quedo en la disposición de cumplir con la mayor puntualidad cuanto en ellas se ordena.

Me he detenido en esta villa más de lo que era mi intención porque esta gente está despavorida y asustada, que para desimpresionarla del horror en que nuestros opresores la tenían imbuida y hacerles ver con espacio la justicia y equidad de nuestro sistema, es forzosa esta demora, y considero que de no hacerlo así, sería dejar la espalda muy arriesgada y no ganar los corazones de estos habitantes, que según me parece es lo que nos interesa.

Tengo pedidos, días ha, a los comisionados de la sierra de Pánuco, un reconocimiento circunstanciado de los enseres de aquellas haciendas y no ha llegado a mis manos hasta el día más que el de una; lo adjunto para que vuestra alteza se entere de las existencias de ellas, haré lo mismo con los demás cuando sean de mi poder. Aquellos administradores me han significado la suma escasez que experimentan de azogue, reales, pólvora y demás utensilios indispensables para el fomento de aquel giro, y que puedan las negociaciones, que son a su cargo dar algún producto: con algunos reales los he auxiliado, pero no con azogue ni pólvora, pues aquel no lo tengo, y esta solo la muy necesaria para el ejército. Vuestra alteza providenciará sobre estos particulares lo que fuere de su superior agrado.

Me hallo con noticia cierta de que el coronel Villaescusa, el capitán Loredo y don Manuel Zambrano se hallan acantonados más acá de Cosalá con bastantes soldados de fuera e indios ópatas de la tierra adentro, y que me esperan; por esto mismo y con abandono a otras intenciones que me rodean, salgo mañana para aquel punto y espero que en breve tendré la satisfacción de noticiar a vuestra alteza la felicidad del choque y toma de aquel Real.

Desde el 7 de octubre salí de mi casa serenísimo señor y hasta la fecha no he tenido más noticias de mi familia que la escasa que me dio un hijo mío pequeño que hace tiempo vino a verme: Tengo mujer e hijos; es la primera doña Guadalupe Jiménez, que vive en el puesto del Salitre, hacienda de don Gregorio Vallejo muy inmediata a Tepatitlán; el enemigo Calleja ha pasado por allí y es verosímil que como yo ando en esta facción desde el principio, y él acaso no lo ignora, haya dispuesto de mis bienes y acaso perjudicado a mi pobre familia. Este gran cuidado me obliga a suplicar a vuestra alteza con mayor rendimiento que digne dispensarme el honor de disponer que se le mande noticia de mi salud, y al mismo tiempo una muestra de que me acuerdo de la obligación que tengo de asistirla. No lo hago yo, señor, porque sería dar lugar a la crítica de alguno que mal me quiera y mis primordiales designios siempre han sido que el suceso del tiempo aclare que sólo he servido y sirvo, sin más interés particular que el de obsequiar con mi personalidad y sin influjo, a mi patria y a vuestra alteza.No me es posible por ahora dar una razón individual de los intereses que han entrado en mi poder, y distribución que de ellos he dado, pero lo haré según corresponde cuando las circunstancias del tiempo den lugar.

Dios nuestro señor prospere la vida de vuestra alteza serenísima muchos años. Cuartel general de las tropas americanas de la villa de San Sebastián, enero 20 de 1811. Serenísimo señor B. L. M. D. V. A. S. su más adicto súbdito José María González Hermosillo. Serenísimo Señor D. Miguel Hidalgo, Generalísimo de América”.

Fuente: M.C. Gilberto J. López Alanís. Diccionario de la Independencia en las Provincias de Sonora y Sinaloa. Archivo Histórico General del Estado de Sinaloa. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia