historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
LOS FUNERALES DEL SR. IGNACIO RAMÍREZ “EL NIGROMANTE”

 

Juan Ignacio Paulino Ramírez Calzada mejor conocido por su seudónimo periodístico ¨el Nigromante¨, fue un escritor, poeta, periodista, abogado, político e ideólogo liberal mexicano. Es considerado uno de los artífices más importantes del Estado laico mexicano. Su muerte fue registrada en la Ciudad de México el 15 de junio de 1879.

La Corte de Justicia, las Cámaras de Diputados y de Senadores y el Poder Ejecutivo, nombraron comisionados para arreglar los funerales, y las Sociedades científicas y literarias, a las que pertenecía Ramírez, las de obreros, las Escuelas nacionales todas, decidieron asistir en masa a ellos. El cadáver fue embalsamado, y expuesto por dos días en el salón de la Cámara de Diputados.

A las ocho de la mañana, como se había anunciado, empezó a llegar la concurrencia a la Cámara de Diputados, en donde desde el lunes se hallaba expuesto el cadáver del ilustre difunto. El Presidente de la República concurrió puntualmente, acompañado de todo el Gabinete, presidiendo el acto, en unión del Sr. Ignacio Luis Vallarta, Jefe de la Suprema Corte de Justicia. Allí vimos a los demás Magistrados del Primer Tribunal de la República, a los Oficiales mayores de los Ministerios, a los Jueces del Distrito y a otros altos funcionarios públicos.

El salón estaba elegantemente vestido de negro, con el sello de la severidad propia del acto que allí se iba a verificar. En el centro, sobre una plataforma cubierta con negros paños, estaba tendido el ataúd, alumbrado por cuatro candeleros, dentro de los cuales aparecía una luz amarillenta que aumentaba el sello lúgubre del conjunto. Según pudimos comprender, alternaban en la guardia del cadáver, los estudiantes de las Escuelas facultativas y los masones.

El pueblo había invadido la parte alta de las galerías: la baja la ocupaba el Cuerpo diplomático, personas de todas las demás clases de la Sociedad y algunas señoras. El salón se había reservado a las Sociedades científicas y literarias, a los empleados, a los individuos de ambas Cámaras, a las asociaciones caritativas y a la prensa. La concurrencia era extremada, como nunca la habíamos visto en un caso semejante.

Concluida la ceremonia, que duró largo tiempo, a causa de los numerosos discursos y poesías que se pronunciaron en la tribuna, se condujo el cadáver al cementerio del Tepeyac, disputándose en el trayecto de la Estación del Ferrocarril al cerro, el honor de cargar el ataúd centenares de estudiantes y de obreros. Todavía allí se pronunciaron nuevos discursos, y siempre con asistencia del Presidente de la República y de los altos funcionarios del Estado, se dio sepultura al cadáver.

Realmente estos funerales han sido los más solemnes que ha presenciado México, sin exceptuar los que se hicieron al Presidente Juárez, pues hubo la circunstancia de que en los de Ramírez no influía la alta posición política del difunto, ni entró, sino en parte, el elemento oficial.

La manifestación hecha con motivo de la muerte de Ramírez, fue eminentemente popular, y en ella se distinguió con especialidad la juventud estudiosa; homenaje digno del excelso reformador de la enseñanza.

 Fuente: Biografía de Ignacio Ramírez “El Nigromante”, por Ignacio Manuel Altamirano. Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Creative Commons.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia