historia.jpg

EL JUICIO CONTRA MIGUEL HIDALGO Y COSTILLA

 

Septiembre, mes para recordar a uno de los hombres idealistas que logró ser uno de los artífices de la gesta heroica, en su tiempo enjuiciado y privado de su libertad e incluso de su vida. Hoy nombrado y vitoreado por el presidente de la república en la ceremonia del grito de dolores, para recodar la independencia de México y los héroes que nos dieron patria.

En varios documentos que nos dieron la pauta para el presente ensayo, hoy se recuerda a Don Miguel Hidalgo y Costilla como un hombre de letras y recordado como un hombre ilustrado. Descendiente del administrador de la Hacienda de Corralejo, en la jurisdicción de Pénjamo, Intendencia de Guanajuato. Realiza estudios en el Colegio de San Nicolás en la ciudad de Valladolid; estudia en los campos de la filosofía y teología ordenándose sacerdote en 1778 a sus veinticinco años de edad. Fue maestro del mismo colegio, llegando a ser rector, allí recibe el mote del "Zorro" por su personalidad e inteligencia con que era señalado al inicio de su formación.

Sin en el ánimo de ahondar en datos históricos que llevaran a profundizar en la vida y obra del prócer de la Independencia de nuestro país, es necesario destacar algunos datos que son de importancia y tuvimos a bien encontrar como referencia a lo que fue su enjuiciamiento toda vez que la propia Iglesia católica de Roma lo excomulgó.

Su nombre completo era Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mondarte Villaseñor, fue enjuiciado por la Santa Inquisición y por la Comandancia General de las Provincias Internas de Chihuahua. Los apuntes de la historia señalan que una vez que se instruyó el proceso en contra del cura dadas las peculiaridades del caso fue por insurrección

Las preguntas fueron 40 según consta en documento en línea que da a conocer el ITAM, pues en otros artículos encontrados en revistas jurídicas especializadas se constriñen únicamente a dar cuenta de las respuestas más sobresalientes y contestadas por el cura de Dolores. Quien en la Comandancia General creada por orden real el 22 de agosto de 1776, como División Administrativa del Virreinato de la Nueva España, el comandante Nemesio Salcedo designó y comisionó al juez instructor Ángel Abella para que acompañado por un escribano tomara declaración a los detenidos e instruyera proceso. A continuación parte de las declaraciones del cura Hidalgo que obran como parte de lo que la historia dejó constancia.

Una vez iniciado el interrogatorio se plantearon hechos concretos para que los confirmara y explicara, afirmando que tenía mando de Capitán General, cargo conferido en Celaya, se le inquirió sobre la insurrección suscitada a mediados de septiembre en el pueblo de Dolores. Se le preguntó si había levantado un ejército, repartido cargos en el mismo, fabricado armamento, si se había apoderado de los caudales del rey, las iglesias, de los europeos y los criollos que no abrazaban su causa, depuesto, perseguido y dado muerte a las autoridades establecidas y nombrado a otras a su libre albedrío a todo lo cual respondió que si y dio pormenores.

En presencia de tres clérigos y el notario se procedió a dar lectura a la causa criminal y deliberaron que por tratarse de un reo confeso, además de haber despreciado las excomuniones de su obispo (Obispado de Michoacán) y del Santo Tribunal de la Inquisición; procedía la degradación, por lo que se privó para siempre de todos los oficios y beneficios eclesiásticos, así de rodillas fue despojado de sus hábitos religiosos. Dichas consideraciones se desglosan de los autos del procedimiento contenidos en la obra: Causas Formadas al Benemérito de la Patria Miguel Hidalgo y Costilla por la Inquisición de México y la Comandancia General de las Provincias Internas de Chihuahua, adicionadas con documentos importantes.

Sin embargo la Iglesia católica, apostólica y romana da cuenta del decreto de excomunión en contra de Miguel Hidalgo que a la literalidad del mismo me permito reproducirlo en algunas de sus partes: "Por autoridad del Dios omnipotente, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y de los santos cánones y de las virtudes celestiales, ángeles, arcángeles, tronos, dominaciones, papas, querubines y serafines: de todos los Santos Inocentes, quienes a la vista del Santo Cordero se encuentran dignos de cantar la nueva canción, y de los santos mártires y santos confesores y de las santas vírgenes y de los santos electos de Dios: Sea condenado Miguel Hidalgo y Costilla, ex cura del pueblo de Dolores". La excomunión estuvo en los siguientes términos:

"Lo excomulgamos y anatemizamos, y de los umbrales de la Iglesia del todo poderoso Dios, lo secuestramos para que pueda ser atormentado eternamente por indecibles sufrimientos, justamente con Dathán y Habirán y todos aquellos que le dicen al Señor Dios: ¡Vete de nosotros porque no queremos ninguno de tus caminos! Y así como el fuego es extinguido por el agua, que se aparte de él la luz para siempre jamás. Que el hijo quien sufrió por nosotros lo maldiga. Que el Espíritu Santo, que nos fue dado a nosotros en el bautismo, lo maldiga. Que la Santa Cruz a la cual Cristo, por nuestra salvación ascendió victorioso sobre sus enemigos, lo maldiga. Que la Santa Eterna Madre de Dios, lo maldiga. Que San Miguel, el abogado de los santos, lo maldiga. Que todos los ángeles, los principados y arcángeles y las potestades y todos los ejércitos celestiales, lo maldigan. Que San Juan el precursor, San Pablo y San Juan Evangelista y San Andrés, y todos los demás apóstoles de Cristo juntos, lo maldigan".

"Que sea maldito en su pelo, que sea maldito en su cerebro, que sea maldito en la corona de su cabeza, y en sus sienes; en su frente y en sus oídos, en sus cejas y sus mejillas, en sus quijadas y en sus narices, en sus dientes anteriores y en sus molares, en sus labios y en su garganta, en sus hombros y en sus muñecas, en sus brazos, en sus manos y en sus dedos".

"Que sea condenado en sus venas y en sus muslos, en sus caderas, en sus rodillas, en sus piernas, pies y en las uñas de sus pies. Que sea maldito en todas las junturas y articulaciones de su cuerpo, desde arriba de su cabeza hasta la planta de su pie; que no haya nada bueno en él. Que el Hijo de Dios viviente, con toda la gloria de su Majestad, lo maldiga. Y que el Cielo, con todos los poderes que en él se mueven, se levanten contra él. Que lo maldigan y condenen. ¡Amén! Así sea ¡Amén!" firma Obispo Manuel Abad y Queipo, en Chihuahua, 29 de Julio de 1811.

De tal suerte que no obtuvo el perdón de la Iglesia Católica acusado también de sedición, conspiración, de tal suerte que nos damos cuenta de la ferocidad con la que acusaron al padre de la patria por estar en contra de los intereses dominantes e imperantes hace casi 200 años, datos que quedan para la historia.

Fuente: Articulo autoría de Francisco Carlos Infante. Licenciado en Derecho. Maestro en Ciencias Penales. El Sol de Zacatecas | 23 de septiembre de 2012.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia