historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
DEFENSA DE LA FE CATÓLICA EN 1613

 

Con este título, el jesuita español Francisco Suárez dio a luz un controvertido ensayo que mereció su publicación en los años 1613, 1614, 1619, 1655, 1698, 1749 aparte de otras ediciones.

En tal documento, Suárez que ejerció una notable influencia entre los pensadores de su tiempo propuso las siguientes tesis resumidas en este caso, por el Dr. Carlos Herrejón Peredo y que a continuación se enuncian:

1. La existencia de un poder político dimana de la sociabilidad del hombre, como propiedad de su misma naturaleza y en este sentido la autoridad legítima proviene del autor de esa naturaleza, Dios; 2. La suprema potestad política, en virtud de la misma naturaleza humana y, en consecuencia, por disposición general del mismo autor de esa naturaleza, no reside en un determinado individuo o en un grupo de ellos, sino en toda la comunidad, en todo el pueblo, en toda la nación; 3. Consiguientemente, la democracia es la institución primordial y “cuasinatural” de la sociedad humana, aunque no por ello la más perfecta; 4. El pueblo, en el momento de constituirse como tal, elige a su arbitrio, forma de gobierno y gobernantes, celebrando un pacto, un contrato explícito o implícito con sus gobernantes y eventualmente en ellos con sus posibles sucesores. En virtud de este pacto el pueblo traslada la autoridad, la suprema potestad política, a esos gobernantes, quienes en consecuencia no la reciben inmediatamente de Dios, sino a través del pueblo, siendo así cada forma particular de gobierno y cada elección aceptación de gobernantes no de derecho natural o divino, sino de derecho positivo, sujeto en consecuencia a los términos de contrato o pacto de traslación; 5. El pacto es estable y obliga al pueblo a la obediencia y respeto para sus gobernantes, y estos, a velar por el bien común, norma suprema de toda actividad política. 6. La estabilidad del pacto puede romperse cuando el gobernante se vuelve tirano. Se entiende propiamente por tiranía la degradación del gobierno legítimo, en cuanto que el gobernante “todo lo ordena hacia su medro personal, desatendiendo el bien común, o aflige injustamente a sus súbditos robando, matando, pervirtiendo o perpetrando contra la justicia otras semejantes cosas de manera pública y frecuente; 7. En caso de que el rey legítimo gobierne con tiranía, de suerte que el reino no encuentre más remedio para defenderse que rechazar o deponer al rey, podrán hacerlo la comunidad toda, por pública y común decisión de las poblaciones y de los próceres. Esto, porque el derecho natural permite repeler la fuerza con la fuerza, y porque este caso, en cuanto necesario para la conservación de la república, siempre se entiende exceptuado en aquel pacto primordial, por el cual la república transfiere su potestad al rey. El rechazo y deposición del rey se podrá hacer, a condición de que ahí no se sigan mayores males que los causados por la tiranía; 8. Después de la sentencia declaratoria que priva al rey del reino dada por autoridad legítima... aquél que pronunció la sentencia o a quien él mismo haya delegado, puede privar del reino al monarca aún dándole muerte, si no hay más recurso o si la justa sentencia se extiende también a esa pena; 9. En los pueblos o naciones cristianas que padezcan la tiranía, la deposición y pena del tirano no podrá llevarse a cabo sino en cierta dependencia del Sumo Pontífice, “toda vez que el régimen tiránico del gobernante secular siempre es pernicioso aún para la salvación de las almas”.

Afirma el Dr. Herrejón Peredo en su libro “Hidalgo. Razones de la insurgencia y biografía documental” que “es bastante obvio que en la Nueva España se conocieran las doctrinas populistas a través de Suárez y quienes lo citaban, como a través de otros teólogos anteriores a él y de sus consiguientes discípulos”.

Esto para documentar el importante legado intelectual heredado por Miguel Hidalgo desde su formación en el Colegio de San Nicolás Obispo, que fue trasladado de Pátzcuaro a la actual Morelia.

Fuente: M.C. Gilberto J. López Alanís. Diccionario de la Independencia en las Provincias de Sonora y Sinaloa. Archivo Histórico General del Estado de Sinaloa. (Diario del Secretario de Ignacio López Rayón, dic. 1812; gaceta de México., 5 de marzo 1812; Hernández y Dávalos: D.H.G.I., t.I, p. 29; Villaseñor y Villaseñor, A.: Biografía de los Héroes y Caudillos de la Independencia, t.I. pp. 202-207; Bustamante: C.H. t.I. pp. 176, 178-179). Retrato de Rina Cuellar.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia