turismo.jpg

Chihuahua en Imagenes

FPSS slide image

Parral Ruta de Villa

El Museo Francisco Villa ocupa el edificio desde ...

Más...
FPSS slide image

Ciudad Juárez

La Catedral dedicada a la Virgen de Guadalupe anexa a ...

Más...
FPSS slide image

Chihuahua Capital

Museo Casa Chihuahua frente a las Fuentes Danzarinas y al ...

Más...
FPSS slide image

Perlas del Conchos

Ojo de Talamantes, creado por la naturaleza hace ...

Más...
FPSS slide image

Región Barrancas del Cobre

La Cascada de Basaseachi es un salto de agua con ...

Más...
FPSS slide image

Desierto Chihuahuense

Muy cerca del poblado de Coyame, a solo 2 ...

Más...
FPSS slide image

Plan de Viaje

El Chepe recorre 650 kilómetros atravesando las Barrancas del Cobre, ...

Más...
FPSS slide image

Casas Grandes-Madera

Zonas arqueológicas como Paquimé y las 40 Casas

Más...
INVITAN A EXPLORAR GRUTA DE LOS OJOS DEL CHUVÍSCAR

 

Dentro de los maravillosos escenarios de los que disponen la ciudad y el estado, se encuentra casi inexplorada la Gruta de Los Ojos del Chuvíscar, ubicada dentro de la zona arqueológica que ha protegido el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) al albergar pinturas rupestres.

Angélica Oviedo García, geóloga con especialidad en Paleontología y catedrática de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh), explicó que una gruta de este tipo se forma luego de que durante miles de años estaviera inundada de agua.

Conforme el flujo disminuye se abren las cavidades y, con el posterior proceso de filtración, los minerales de la tierra forman las estalactitas, que son una especie de picos cuando se forman de arriba hacia abajo, y si a la inversa reciben el nombre de estalagmitas, que son las que abundan en esta gruta, agregó.

En la zona conocida como Los Ojos del Chuvíscar estuvieron los manantiales que abastecían a la ciudad de agua potable, pero justo por este motivo se secaron conforme se fueron explotando, señaló.

Enclavada al pie de una formación geológica denominada Edwards, que son rocas estriadas de color grisáceo, la también denominada caverna se desarrolla a alrededor de 25 metros de profundidad, hasta donde fuimos guiados por el equipo de Espeleología y Riesgos Ecológicos A.C.

“La intención es que la gente aprenda más de estos lugares, porque casi todos piensan que en Chihuahua no hay nada y no es cierto; tenemos muchas cosas, desde cavernas hasta géiseres, desde climas semitropicales hasta desiertos implacables. Pero la gente debe ir interesándose en buscarlos”, enfatizó el guía líder, Óscar Tarango Granados, otrora estudiante de Geología.

De acuerdo con lo analizado en Geología, formaciones como la mencionada son señales de que debajo hay grutas, y otro ejemplo son las de Nombre de Dios, donde también se encuentra este tipo de rocas, por lo que la gente podría señalarlos para que los especialistas los investiguen, explicaron.

Hay que conservar este tipo de escenarios, por el momento no es tan conocido pero sabemos que vienen otros grupos a hacer deporte y se pretende hacer un proyecto de ecoturismo para acampar, hacer ciclismo de montaña, caminar, comer y aprovechar la zona arqueológica con los abrigos que tienen marcas apaches, señaló Tarango.

El inicio de la exploración comienza con un descenso de seis metros a rapel por un tiro poco visible desde la superficie, que fue descubierto por los pobladores del ejido Chuvíscar hace décadas y que los aficionados y científicos comenzaron a explorar desde hace años, aunque de manera posterior a las de Nombre de Dios.

Sigue un recorrido en completa oscuridad, apenas iluminado por las lámparas especiales que utilizan los espeleólogos y el equipo profesional que siempre debe usarse en estos recorridos y que a lo largo de casi 300 metros del trayecto original muestra desniveles arcillosos y estrechos túneles.

Numerosos tipos de formaciones adornan la maravilla natural, en todo momento vigilada por sus dueños absolutos, los murciélagos, a quienes el sonido les basta para detectar la presencia de intrusos humanos.

Una vez en la cámara final, las paredes muestran los signos de las diferentes eras que han enfrentado sus húmedas entrañas. En los muros se muestran espeleotemas, el nombre científico de las estalactitas, que se forman desde arriba, y las estalagmitas, las que crecen de abajo hacia arriba.

Así lo explicó Óscar Tarango, quien abundó en que ambas figuras se componen básicamente de calcita, aragonito o travertino; este último es una combinación de los dos primeros.

“En Chihuahua hay elictitas, alas de ángel y, en muchas situaciones, se logran unir las estalactitas y las estalagmitas y así forman columnas. Si llega a haber una sucesión de columnas se denominan cascadas, que son las que vemos en esta última sala”, describió.

Todas las formaciones en las grutas aparecen cuando hay suficiente agua, pues así brotan en una figura inicial que se conoce como ‘cepillos de botella’, similares a los escobillones usados para limpiar teteras, mientras que otras son un cúmulo de agua en el suelo y que por medio de emanaciones los cristales empiezan a adherirse unos con otros y reciben el nombre de aragonitos botohidrales.

Hay una especie de aletas gigantes, que son llamadas “alas de ángel” y “se deben a que normalmente la gota cae para formar una estalactita, pero en éstas la gota recorre un camino y durante él deja los minerales y la manera en que lo hace deja esta forma”, añadió.

Una figura que es una especie de derrame, denominada “travertino”, es la solidificación del mineral al escurrirse, mientras que está formado por calcita y aragonita, describió Tarango Granados.

Angélica Oviedo apuntó que una gruta tarda miles de años en formarse, porque es producto del desgaste de la roca carbonatada y a través de fracturas el agua se escurre y arrastra minerales, los cuales abren y forman las cavidades conocidas.

“Un estalactita crece a una velocidad de un centímetro cada dos mil años en ambientes como los de Chihuahua, pero entre más humedad haya en el lugar, más rápido crecen. Aquí en Chihuahua tenemos temporadas de mucha humedad, pero en las de sequía el crecimiento se retrasa, es más lento”.

“La idea es que este lugar pueda darse a conocer con fines turísticos, pero que la gente no venga a tirar basura, ni a vandalizar, porque las estructuras tardan mucho en formarse y hay que cuidarlas, porque fuera de las grutas no tienen ningún valor”, subrayó.

De esta manera, el grupo de Espeleología invitó a todos los interesados a formar parte de éste, con el objeto de tener una opción recreativa y ecológica cerca de la ciudad, guiados por profesionistas en Geología y capacitados en rescate, liderados por Tarango Granados, Carlos Mascote Cano y Cindy Leticia Saénz Salcido.

Fuente: Heidi Rodríguez. OMNIA.com.mx. Foto R. Rodríguez.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia