historia.jpg

MIGUEL DE LA GRÚA TALAMANCA Y BRANCIFORTE, MARQUÉS DE BRANCIFORTE

 

De origen italiano, Miguel de la Grúa fue capitán general de los ejércitos de España y Grande de España. Luego de su llegada a la Nueva España fue nombrado caballero de la Orden del Toisón de Oro y caballero de la Orden de Santiago y de la Orden de Carlos III.

De la Grúa era protegido del todopoderoso ministro Manuel de Godoy y se casó en Madrid el 15 de agosto de 1790 con la hermana de Godoy, María Antonia de Godoy y Álvarez de Faría de los Ríos y Sánchez-Zarzosa (Badajoz - Génova, 25 de julio de 1836), 21a dama noble de la Orden de las Damas Nobles de la Reina María Luisa.

Su hija Carlota de la Grúa-Talamanca de Carini y Godoy, Branciforte y Álvarez de Faria, nacida un 9 de agosto de 1794, fue nombrada 268a noble dama de la Orden de las Damas Nobles de la Reina María Luisa. Fue enviado por Godoy a ejercer el gobierno de la Nueva España el 26 de marzo de 1794.

Llegó a Veracruz a mediados de 1794, tomó posesión del gobierno en la Ciudad de México el 12 de julio del mismo año y gobernó hasta el 31 de mayo de 1798. Sucedió a Juan Vicente de Güemes Pacheco y Padilla, Segundo Conde de Revillagigedo.

Luego de su arribo a la Nueva España fue hecho miembro de la Orden del Toisón de Oro y armado caballero de la Orden de Santiago y de la Orden de Carlos III.

De la Grúa era protegido del Ministro Real Manuel de Godoy, por ser su cuñados; se casó en Madrid, el 15 de agosto de 1790 con su hermana, María Antonia de Godoy y Álvarez de Faría de los Ríos y Sánchez-Zarzosa; genovesa, 21ª., dama noble de la Real Orden de la Reina María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV.

Su hija Carlota de la Grúa-Talamanca de Carini y Godoy, Branciforte y Álvarez de Faria, fue nombrada 268ª, noble dama de la Real Orden de la Reina María Luisa.

Don Miguel de la Grúa Talamanca y Branciforte, quincuagésimo segundo virrey, presentó en la Nueva España un marcado contraste con el conde de Revillagigedo; comenzó por ostentar un lujo en el ceremonial, que no sólo ofendía a las autoridades, sino que daba al virrey el aspecto de un verdadero monarca.

El ejemplo de Revillagigedo, junto con la instrucción que éste dejó a su sucesor, era suficiente caudal que cualquier virrey podía aprovechar sin gran esfuerzo para dirigir acertadamente todos los negocios de Nueva España.

Los ramos de la administración pública, estaban en gran nivel y se gozaba de tranquilidad y bienestar entre los habitantes de la Nueva España.

Por desgracia, aquellas lecciones fueron ignoradas, y la administración de Branciforte estuvo muy lejos de ser la digna continuación del gobierno anterior.

Con el pretexto de la guerra contra Francia, confiscó todos los bienes de los franceses y se quedó con gran parte de ellos. Vendió empleos y grados militares y sólo por halagar al rey Carlos IV, contrató al arquitecto Manuel Tolsá para que hiciera una estatua ecuestre en su honor, que hoy se conoce como "El Caballito", y está ubicada en la Plaza Manuel Tolsá de la ciudad de México.

Su desorden y deshonestidad en la administración de la colonia hicieron que la Corona lo relevara del cargo en 1798. 

Es considerado por muchos como uno de los virreyes más corruptos de la historia de la colonia. Su nombramiento es estimado como el principio del período de decadencia en la historia del virreinato.

No se tiene cierta la fecha de fallecimiento.

Referencias: García Puron, Manuel, "México y sus gobernantes", v. 1. México: Joaquín Porrua, 1984.; Orozco L., Fernando, "Fechas Históricas de México". México: Panorama Editorial, 1988, ISBN 968-38-0046-7.; Orozco Linares, Fernando, "Gobernantes de México". México: Panorama Editorial, 1985, ISBN 968-38-0260-5.; Afonso, Domingos de Araújo y Valdez, Rui Dique Travassos. "Livro de Oiro da Nobreza" (3 Volumes), Volume 1, p. 491-8, Lisboa, 1938.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia