historia.jpg

SILVESTRE G. MARISCAL Y SU LUCHA INDEFINA

 

El régimen porfirista que había perdurado por más de 3 décadas en el poder había originado consecuencias sociales, políticas y económicas en el país completamente antagónico, uno de los casos que generaba mayores contradicciones sociales era la posesión de la tierra. En la Costa Grande, particularmente en Atoyac, la tierra se encontraba acaparada por una pequeña elite de terratenientes, quienes también  ejercían el poder político y económico de la región.

La  situación económica y social en la que vivían los atoyaquenses en la primera década  del siglo XX, influyó decisivamente para que secundaran el movimiento revolucionario que había iniciado Francisco I. Madero en el norte del país.

En Atoyac el movimiento revolucionario fue iniciado por el profesor Silvestre Mariscal, quien convocó principalmente a campesinos de los pueblos circunvecinos.

Silvestre Mariscal fue oriundo de Atoyac de Álvarez, nació el 31 de diciembre 1870. El apellido Mariscal lo tomó de su abuela paterna, se ignoran las razones de esa decisión. Perteneció a una familia acomodada que le hizo posible la realización de estudios y obtuvo el grado de profesor de educación básica, profesión que ejerció por algún tiempo. Ser profesor no era un trabajo redituable por lo que combinaba ese trabajo con el de tenedor de libros o administrador del señor Manuel Bello, quien tenía varios negocios en Acapulco y en Atoyac. Antes de que se iniciara la revuelta armada, trabajó también como administrador de correos en Atoyac. Sus ocupaciones, hacían que Mariscal fuera un personaje conocido entre la sociedad atoyaquense, amigable con todo tipo de gente, vivía una situación económica desahogada, su esposa Eloisa García había heredado grandes propiedades de tierras.

En la región de la Costa Grande en tiempos de la Revolución destacaban los dominios territoriales y de la producción de las familias españolas de apellido Alzuyeta, Fernández y Uruñuela, quienes controlaban también el comercio regional. En Atoyac destacaban los propietarios Canuto Reyes, Eloísa García, Andrés Pino y Hernán Ludwig, eran quienes contrataban como peones a la mayoría de la población campesina para las labores agrícolas y ganaderas. La explotación de los campesinos era extrema, similar a la esclavitud, sin derechos ni garantías sociales. La explotación de los particulares se incrementaba con la pública, por ejemplo, siendo presidente municipal de Atoyac Canuto Reyes en 1909, impuso una contribución anual personal de $25.00 a los jóvenes, con la amenaza de quién se negara a pagar sería perseguido por las autoridades.

En suma los impuestos personales, la situación económica y social de pobreza  en que vivía el campesinado, el control económico y político que ejercían los ricos de la región, fueron las razones que influyeron para que los costeños secundaran la rebelión maderista.

El movimiento armado 

El 26 de abril de l911 se levantó en armas  Silvestre Mariscal, secundando en Plan de San Luis, proclamado por Francisco I. Madero. Al conocer los levantamientos armados  en las diversas regiones del Estado, en Hiutzuco con los hermanos Figueroa, en  Tierra Caliente con Jesús H. Salgado y Julián Blanco en la zona Centro, y al ser invitado por el señor Octavio Bertrand (mensajero de Madero), fue cuando se decide a secundar el movimiento armado.

Existe la afirmación  de que Madero a quién invitó para que lo apoyara en su lucha  en esta región, fue al terrateniente y comerciante Canuto Reyes, quien era también presidente municipal de Atoyac. Para este personaje trabajaba Silvestre Mariscal como tenedor de libro, quién conoció la invitación de Madero a Don Canuto, pero al observar la indecisión de éste, fue cuando Mariscal se decidió en secundar el movimiento. Canuto tuvo miedo de perder sus tierras y sus riquezas.

Mariscal inició el movimiento armado con un reducido grupo de hombres mal armados, quienes atacaron y se posesionaron fácilmente de la plaza de Atoyac.

Los campesinos que siguieron a Silvestre Mariscal lo hicieron por las siguientes razones:

a)     Vieron la oportunidad de conquistar la tierra protegiéndose en el movimiento armado

b)    Con Mariscal se enfrentarían  a la represión de los caciques y de los terratenientes.

c)     Mariscal económicamente acomodado y además con estudios representaba respeto y credibilidad por ser una persona letrada.

d)     También influyó la forma de ser de Mariscal, quienes lo conocieron lo describen como una persona sencilla y amable con todas las personas. Este perfil personal, todo indica que cambió con la lucha y el poder que adquirió en el movimiento.   

Con la toma de Atoyac los rebeldes, en su mayoría campesinos, por primera vez se sintieron dueños de la situación y empezaron a tomar venganza contra sus opresores. El primer caso de venganza fue el que sufrió el señor Gonzalo García, quien fue asesinado por algunos rebeldes, quienes se cobraron un castigo que les había impuesto el propio señor Gonzalo  durante su mandato en la alcaldía municipal. Después, el 28 de abril de 1911 a las 11:00 hrs., un grupo  de revolucionarios encabezado por José Inés Pino y los hermanos Rosas Radilla, asaltaron la fábrica de hilados y tejidos “el  Progreso del Sur” y con ellos la población se volcó a saquear la fábrica.

Posteriormente, Mariscal con 300 hombres tomó la plaza de San Jerónimo (pueblo perteneciente al  municipio de Atoyac hasta 1934)  y el de  Tecpan. Con las principales plazas de la Costa Grande bajo su control, se prepararon para incursionar hacia Acapulco. Ante ese gran reto que les esperaba, Mariscal habló a su ejército:

                  “Muchachos, vamos a la guerra, vamos

                    a pelear  hasta derrocar el gobierno dic-

                    tador del Gral. Porfirio Díaz, vamos a

                    morir por adquirir un pedazo de tierra 

                    y nuestra libertad.”

Mariscal con un ejército de 1,300 hombres decidió atacar el puerto de Acapulco el 10 de mayo de l911. El ataque fracasó debido a la resistencia que sostuvieron los defensores del puerto y por el constante cañoneo de los buques de guerra el demócrata y el guerrero.

Poco tiempo después vino el armisticio que se dio  en Ciudad Juárez entre los maderistas y el gobierno de Porfirio Díaz. Mariscal como representante de Maderismo en el sur entró con su ejército sin pelea alguna al puerto de Acapulco el 2 de junio de 1911. 

Días después, el 17 de junio,  Mariscal y su tropa regresaron a la región de Atoyac, algunos habían caído en batalla, por lo que había tristeza por la  pérdidas de compañeros.

A fínales de l911, Silvestre Mariscal y sus costeños, fueron requeridos por Madero para ser enviados a Morelos a combatir las fuerzas zapatistas que se habían rebelado contra su gobierno. Aquí comienza otra fase de lucha de Mariscal, ahora contra lo que decía luchar, por la tierra para los campesinos.

Al  ausentarse  Mariscal  de Atoyac, fue nombrado como comandante militar de la región de Atoyac y Tecpan, Perfecto Juárez y Reyes a petición de las familias de españoles del Puerto de Acapulco. Los terratenientes y ricos comerciantes, con la colaboración de Tomás Gómez y Perfecto Juárez y Reyes, emprendieron medidas represivas contra los campesinos que habían colaborado con las tropas de Mariscal. Todo se originó cuando José Inés D. Mariscal tío de Don Silvestre, fungiendo como presidente municipal, entablo una querella contra Epifanio Mariscal. Acusado de proteger a más de cien combatientes que exigían que se llevara a cabo el repartimiento de tierras ajenas. Todos los campesinos fueron encarcelados incluyendo al hermano de Silvestre Mariscal. Esa represión trajo consigo una franca rebeldía de más gente, pronto se reunieron trescientos hombres que atacaron el destacamento militar. La situación se calmó con la liberación de Epifanio Mariscal y sus seguidores, pero no terminó ahí, se reavivó el conflicto con el regreso de Silvestre  Mariscal, contra las fuerzas del comandante de la región.

El 4 de enero de 1912 estalló la lucha armada entre las fuerzas de  Juárez y Reyes contra los mariscalistas, que terminó con la muerte del primero. Debido a los acontecimientos que se registraron en Atoyac,  el gobernador maderista Inocente Lugo entabló un proceso judicial ante el Juez de primera instancia, para que se juzgara a Mariscal.

Pero éste fue llamado por el Presidente de la República, don Francisco I. Madero, para que explicara lo ocurrido, a su llegada a  la capital fue aprendido por el gobierno que defendía y por el cual combatía.

Fuente: atoyacgro.tripod.com.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia