chihuahuense.jpg

LOS TÚNELES MÁS QUE UN MITO, UNA LEYENDA URBANA EN CIUDAD JUÁREZ

Se dice que Benito Juárez los usaba para trasladarse del Cuartel a la casa que le albergó cuando instaló aquí la República. Que el General Villa los conocía al dedillo, y que en algunos de sus recovecos depositó piezas de oro.

Se relata que los frailes franciscanos trasladaban por ahí las limosnas de la Misión a su Residencia, para no exponerse a los ladrones del camino que se abastecían en la Villa del Paso del Norte.

También que algunos acaudalados aprovecharon tal infraestructura subterránea para ocultarse y proteger su patrimonio cuando “La Bola” estalló...

Tras varios lustros de investigación y de escuchar historias sin sustento, a 353 años de la Fundación de la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Indios Mansos del Río del Paso del Norte, historiadores en Juárez desmintieron esta semana una versión que durante décadas se transformó en leyenda: Los túneles, pasadizos secretos, escondrijos o cualquier otro ducto que sirva para conducir personas entre edificios históricos en la zona Centro, no existen.

De esos túneles que durante décadas se creyó conectaban a la Catedral y la Misión de Guadalupe con la Ex Aduana, no hay rastro.

De los pasadizos secretos que conducían de la Ex Aduana a los antiguos hoteles de la avenida Juárez, tampoco.

De aquellos fosos techados que trasladaban personas entre los edificios de las calles Mariscal y Degollado hacia la antigua Presidencia Municipal, cuartel en la Colonia para defensa de los apaches, no hay ningún registro. Ni de sus recorridos, ni de sus entradas o salidas a pesar de que la “vox populi” asegura que medían “varios kilómetros”.

Incluso algunas versiones enlazan debajo de la superficie a la Ex Aduana, la Catedral y la Escuela Constitución a través de un ducto.

De los pasadizos que enlazaban sótanos a través de varias calles a lo largo de la avenida Juárez tampoco hay cuenta. Mucho menos de los túneles que concluían en los márgenes del río, y que servían para trasladar whisky de contrabando a Estados Unidos durante “La Prohibición”.

Hay registro y en algunos casos acceso a conexiones entre algunos sótanos contiguos existentes en edificios de la avenida Juárez, pero no van más allá de los 7 a 10 metros. Se desconoce para qué servían, aunque los historiadores consultados por El Diario refieren que por éstos pasadizos se intercambiaban cavas las familias que ahí radicaban.

“Y no hay una relación establecida entre los contrabandistas de licor y los túneles, porque simplemente el whisky de contrabando cruzaba el río a lomo de burro, por zonas menos caudalosas o junto a lo que actualmente es el Puente Negro; mientras los Rangers del otro lado disparaban al aire para simular que perseguían a los traficantes. Minutos después recogían sus bolsos con dinero, su propina por hacerse de la vista gorda”, explica el historiador y director del Centro Municipal de las Artes, Antonio Ruiz Caballero.

Tras varios años de recorrer ese edificio, ejemplifica que en la Antigua Presidencia Municipal no hay una sola duela floja, un adoquín suelto, una pared que se recorra, un registro de drenaje viejo o nuevo que permita el paso de una persona.

“Mucho menos un túnel que permita caminar a Catedral, a la Ex Aduana o a otro edificio del centro”, asegura tras consultarlo y volverlo a consultar con el historiador y ex cronista de la ciudad, Felipe Talavera.

No obstante, cualquier juarense relatará que todas esas conexiones existen, que algunos las recorrieron en la infancia, pero no dan referencia exacta de su ubicación.

En resumen, nada. De los túneles, de los sótanos interconectados, de los pasadizos secretos en la zona centro, no hay nada.

Lo más parecido es una obra hidráulica de la década de 1930 que conduce de uno de los ramales de la acequia hacia el Bravo, a la altura de la calle Lerdo.

Y no es que a capricho se desmientan esas leyendas.

Guadalupe Santiago Quijada, doctorado en Historia de México por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, explica que en ningún momento de la época colonial, durante la Independencia, en la Revolución o posterior a ésta, pudieron construirse túneles en torno a la Misión de  Guadalupe o a la Ex Aduana y la Presidencia Municipal “porque el terreno no lo permite”, subraya.

La historiadora, quien elabora un análisis demográfico de los Siglos XVII y XVIII de la Villa Paso del Norte, detalla que entre 1600 y 1700, en el costado norte de la Misión de Guadalupe corrían varios arroyos que formaban parte de las ramificaciones del Río Bravo, de los escurrimientos a la ciudad.

“Por eso el suelo en esta zona es arcilloso, imposible para construir túneles por las filtraciones del agua del río que lo impedirían. Hacia el sur, donde podrían construirse, el subsuelo es arenoso, con un aluvión fértil para la siembra.

“Todo era maleza y arboladas, tierra muy fértil por la afluente de las acequias, por los arroyos. Construir túneles, además de riesgoso, no tenía ningún caso”, puntualiza.

El vocero de la Diócesis, Hesiquio Trevizo Bencomo, señala que “los rumores crecen como las leyendas de Guanajuato, de aparecidos y túneles. Donde está la Catedral anteriormente era la casa de los frailes franciscanos, y alrededor era cementerio, pero de túneles no hay nada. Más que un mito es una leyenda. Se hizo la Catedral, se hicieron muchas excavaciones, y nunca se encontró nada”.

El sacristán de la Catedral, Sergio Antonio Rodríguez, advierte que “yo nada más escuché que había túneles sellados pero nunca los he visto en nueve años trabajando, pero el sacristán anterior nunca me comentó nada. Nunca hemos visto nada, ni un sótano oculto ni nada. La Catedral tiene como sótano el Salón de Actos y las oficinas, pero nada más”, relató.

“Aquí en el CEMA no hay nada. Si está comunicado por debajo no hay nada que nos haga pensar eso. Tenemos gente de mantenimiento que lleva años en el edificio y nunca ha visto un pasadizo. Esa historia la vengo escuchando desde que llegué a Juárez en 1965 y nunca la he podido comprobar. Lo que aquí abajo hay son cadáveres, pues esta zona fue el primer cementerio de Juárez.

Ni la Dirección de Desarrollo Urbano, ni la de Obras Públicas del Ayuntamiento, o la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, manifestaron contar con registros de estos túneles.

Fuente: Articulo autoría de Antonio Rebolledo. El Diario | Diciembre 2012.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia