historia.jpg

CARLOS PLANK

 

GENERAL CARLOS PLANK (1876-1922).

Nació en el mineral de Baroyeca, Son., en 1876. Muy joven, se estableció en el mineral La Colorada, distrito de Hermosillo, donde se dedicó al comercio y la minería.

En 1910, se afilió al Partido Antirreeleccionista. Diputado en la XXIII Legislatura local, primera del régimen maderista, por el distrito de Hermosillo.

A fines de agosto de 1911, un grupo de diputados exigió la anulación de su elección. Según afirmaron los demandantes, en mayo de 1904, Plank fue acusado del delito de falsificación, a raíz de lo cual se giraron órdenes de aprehensión en su contra. Este hecho, por lo tanto, lo inhabilitaba para desempeñar el cargo.

El Congreso averiguó tal acusación, comprobó su veracidad y declaró nula su elección. Él se defendió a través de un manifiesto en el que explicó que se trataba de una maniobra de desprestigio por parte de sus enemigos políticos. Refirió que en enero de 1904 una partida de indios yaquis había asesinado en La Colorada a Rafael Torres, lo que provocó la indignación de un grupo encabezado por él, por lo que decidió informar telegráficamente al presidente Porfirio Díaz, considerando que los ciudadanos no contaban “absolutamente con ninguna clase de garantías”.

El Gral. Luis Emeterio Torres, indignado por los términos del telegrama, acorraló a uno de los firmantes, Alejandro Montijo, y lo obligó a acusar a Plank de haber falsificado su firma. A partir del conflicto con Torres, se ordenó su encarcelamiento y se trasladó a Nogales, Arizona, donde permaneció por seis meses. Su caso fue resuelto favorablemente mediante la Ley del 20 de octubre de 1911, que declaró nulo el dictamen que había revocado su elección.

En los primeros meses de 1912, con los diputados Alberto B. Piña y Adolfo de la Huerta, alegó ante el Congreso la inconveniencia de que los municipios manejaran por su cuenta y riesgo la totalidad de los fondos recaudados, ya que esta medida restringía el control político del Ejecutivo estatal sobre una porción considerable de la burocracia sonorense. En 1913, desconoció al régimen de Victoriano Huerta y se adhirió a la rebelión. En marzo de ese año, recibió la comisión del gobernador interino Ignacio L. Pesqueira, de dirigirse al norte del estado para gestionar la adquisición de recursos y sostener a las fuerzas rebeldes. Asimismo, se le facultó para obtener de los principales propietarios y capitalistas fondos para apoyar la causa.

Entre marzo y mayo de ese año, en compañía de Piña, Ignacio Bonillas, Eduardo C. González y De la Huerta, se involucró en la adquisición de parque, así como en la venta de ganado, actividades desarrolladas en la línea fronteriza. Participó en las batallas de Santa Rosa y Santa María, bajo las órdenes de Juan Cabral y Manuel M. Diéguez.

A fines de noviembre presentó a la legislatura una iniciativa de ley referente a los accidentes de trabajo. Señaló que su proyecto protegería “hasta donde fuera posible a la desheredada clase obrera”. Concebía a este sector como “un factor necesario para la creación y el desarrollo de la riqueza” y, en caso de que un trabajador se lesionara en el desempeño de su actividad, debía contar con recursos “para cubrir sus primeras necesidades de vida”. Sin embargo, su propuesta pareció muy ambiciosa para el momento y nadie hizo caso de ella; ésta se perdió como otros documentos más, archivados en el Congreso local.

Miembro del Ejército constitucionalista, en enero de 1914, obtuvo el grado de Mayor y se hizo cargo de la plaza de Hermosillo. Opositor al gobernador José María Maytorena, el 19 de marzo prohibió una manifestación a favor de éste en la capital del estado. Se contó entre los adictos a Plutarco Elías Calles y con él reclutó hombres y consiguió parque en el norte del estado.

Al ocurrir la escisión revolucionaria entre el Gral. Francisco Villa y Venustiano Carranza, permaneció con el segundo. Tiempo después, se incorporó a las tropas comandadas por Álvaro Obregón para combatir a las fuerzas villistas. En noviembre, se trasladó a Veracruz con las fuerzas del Gral. Salvador Alvarado, en el Cuerpo de Ejército del Sureste. En enero de 1915, participó en la campaña de Puebla y Tlaxcala contra los zapatistas. Operó en el estado de Yucatán, luchando contra el separatismo de Abel Ortiz Argumedo y tomó parte en la aprehensión del Gobernador de Quintana Roo, Arturo Garcilazo, quien se había sumado al bando convencionista. El 27 de marzo, se hizo cargo de la comandancia militar de Mérida, Yuc., y el 29 de junio se le nombró Jefe Político y Comandante Militar del territorio de Quintana Roo.

Durante su gestión se intensificó el flujo migratorio, debido principalmente a la explotación forestal; numerosos trabajadores procedentes de Tuxpan, Ver., arribaron para integrarse a la extracción de chicle. Estableció, además, un impuesto de dos dólares por trozo de madera preciosa que saliera de Quintana Roo.

Ascendió a General Brigadier, en marzo de 1916. El 25 de abril, se le nombró Gobernador y Comandante militar de Zacatecas, puesto que ocupó hasta el 29 de octubre. Jefe del Cuerpo de Gendarmería Fiscal de Magdalena, Son., en enero de 1918. Senador por Sonora, de 1919 a 1922.

Fue uno de los firmantes del Plan de Agua Prieta, por el que se desconoció el gobierno de Carranza. Director de la penitenciaría de la ciudad de México.

Carlos Plank murió el 7 de septiembre de 1922, víctima de una apoplejía en Magdalena de Kino, Sonora.

Fuente: Diccionario de Generales de la Revolución. Tomo II. Secretaría de Educación Pública. Secretaría de la Defensa Nacional. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia