historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
LAS FACCIONES ENCONTRADAS EN LOS ÚLTIMOS MESES DE 1914

 

En los últimos meses de 1914, las diversas facciones revolucionarias que triunfaron contra el gobierno usurpador de Victoriano Huerta, con graves diferencias de jerarquía e ideología, se reunieron en la Convención de Aguascalientes, con la intención aparente de unificar criterios y dar rumbo coherente a los destinos del país. En la Convención, los irreconciliables revolucionarios se dividieron en dos grandes facciones: los convencionistas, seguidores de los jefes populares Emiliano Zapata y Francisco Villa, y los constitucionalistas, quienes siguieron las órdenes del jefe Venustiano Carranza. De inmediato, la guerra de las facciones en pugna volvió a cubrir de violencia y sangre el territorio nacional.

Como una de las consecuencias de la guerra revolucionaria, los ferrocarriles del país sufrieron graves destrozos y, dada la importancia estratégica de las cintas de acero y los trenes, el 4 de diciembre de 1914, el Gobierno Constitucionalista de Venustiano Carranza decretó la incautación de las vías férreas y los trenes de las zonas que dominaban los constitucionalistas, con la creación de la Dirección General de Ferrocarriles Constitucionalistas. Por su parte, el convencionista Francisco Villa incautó los tramos de ferrocarril de Paredón a Durango y el Durango-Tepehuanes.

En el estado de Durango, la lucha entre los constitucionalistas y los convencionistas, durante el año de 1915, fue protagonizada por las tropas carrancistas constitucionalistas de los generales Mariano y Domingo Arrieta, mientras que los villistas convencionistas actuaron bajo las órdenes del general Tomás Urbina.

En un primer momento, Villa tenía la supremacía guerrera de la entidad, pero al retirar tropas para combatir en El Ébano, San Luis Potosí, los hermanos Arrieta se apoderaron de Tepehuanes y, siguiendo la vía del ferrocarril, el 13 de agosto de 1915, lograron ocupar la ciudad de Durango.

Sin embargo, una partida de villistas, perseguidos por las tropas carrancistas del general Francisco Murguía, incursionaron en Durango y asaltaron el ferrocarril de Durango a Tepehuanes, a la altura de la Estación Carpintero, el 19 de agosto de 1915.

En un constante estira y afloja bélico, ante el avance de los villistas, los constitucionalistas arrietistas se vieron obligados a desalojar la ciudad de Durango el 23 de agosto de 1915 y para el 19 de octubre del mismo año, los carrancistas recuperaban la plaza para los constitucionalistas.

El 12 de diciembre de 1915, la población de Cuencamé, cabecera del municipio del mismo nombre, que en esos momentos se encontraba sin defensa de soldados y oficiales villistas convencionistas, fue atacada por las tropas carrancistas constitucionalistas del general Francisco Murguía. Cuencamé era reconocida en los medios villistas como La fábrica de generales, por el hecho de que veintiún generales villistas de la División del Norte fueron cuencameros. Después de ocupar la plaza, siguiendo la táctica militar llamada de tierra quemada, Murguía ordenó a su tropa que Cuencamé fuera arrasada e incendiada y que sus pobladores fueran reconcentrados en la ciudad de Durango con la finalidad de cortar los abastecimientos que daban los campesinos a los revolucionarios villistas.

En el juicio sumario al que se sometió años después, al general Francisco Murguía, al cuestionársele sobre la orden de incendiar y arrasar Cuencamé, éste argumentó lo siguiente: “Eso fue culpa de la Revolución misma, por ser un pueblo refugio de villistas y madriguera de bandidos, puesto que los principales cabecillas allí tenían su cuartel general, y fue el único medio que se puso para evitar el sacrificio de muchas vidas”.

Generales cuencameros de la División del Norte:

Calixto Contreras Espinosa, Severino Ceniceros Bocanegra, Bernabé González Vázquez, Juan Espinosa y Córdoba, Canuto Reyes Castellanos, Lorenzo Ávalos y Puente, Pedro Favela Bocanegra, Pedro Mesta Lucio Contreras, Hilario Rodríguez, Maclovio Sánchez Núñez, J. Santos Sánchez Domínguez, Bibiano Hernández, Vicente Orozco, Eladio Contreras, Jáquez Jesús Díaz Couder, Rosendo Armendáriz, Pablo Gámiz, Luis Aguilar y Castro, Alejandro González, Juan Pablo Marrero.

Durante el periodo de la lucha de facciones, los gobernadores arrietistas-carrancistas-constitucionalistas alternaron la silla del ejecutivo estatal con los gobernadores villistas-constitucionalistas.

Gobernadores de Durango entre 1914 y 1916:

1914. General Domingo Arrieta. (Preconstitucional, nombrado por don Venustiano Carranza).

1914. General Severino Ceniceros. (Provisional, nombrado por el General Villa). (Coronel Jesús Díaz Couder, interino por licencia).

1915. Licenciado Emiliano G. Saravia. (Provisional, nombrado por el Gral. Villa).

1915. General Máximo García. (Provisional, nombrado por el Gral. Villa).

1915. General Mariano Arrieta. (Preconstitucional, nombrado por don Venustiano Carranza). (Lic. Fernando Castaños, interino febrero 1916).

Fuente: Historia Gráfica de Durango Tomo III. Los alacranes alzados. La Revolución en el estado de Durango. Antonio Avitia Hernández México, 2013.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia