chihuahuense.jpg

VENENO DE VÍBORA SE UTILIZA COMO INGREDIENTE EN SOTOL ELABORADO EN EL MUNICIPIO DE ALDAMA, CHIHUAHUA

El veneno de la víbora de cascabel suele ser mortal para quienes son mordidos por el reptil y no tienen una rápida atención; sin embargo, hay quien asegura que ese mismo veneno se ha utilizado, desde los primeros pobladores asentados en el noroeste del estado, como elemento curativo.

Gerardo Ruelas, productor de Sotol del municipio de Aldama, dice que la receta para la producción de sotol adicionado con veneno de víbora surge en el antiguo Paquimé y ha trascendido las barreras del espacio y tiempo. Él señala que la aprendió de su padre y éste de su abuelo, quienes reconocían a las víboras como un animal maravilloso al que no se ha sabido apreciar y cuidar.

Para tomar el veneno de la víbora, no es necesario matarlas, asegura Ruelas, por lo que no se afecta la existencia de la especie. Señala que es durante los meses de julio y agosto cuando se encuentra una mayor cantidad de dichos reptiles, además de que también es cuando “son más bravas”.

Las víboras, agrega, son capturadas vivas y se les extrae de 3 a 4 mililitros de veneno que será mezclado en 20 litros de sotol; allí se deja reposar durante 2 meses y luego se distribuye en botellas de 1 litro. En ocasiones, señala, la víbora sí se sacrifica ahogándose en el sotol, con el objeto de extraer una grasa denominada “unto” que tiene en las vísceras y que al agregarla como aceite, da un sabor especial a la bebida.

En cuanto a la comercialización de esta variedad de sotol, Ruelas señala que no ha sido muy fuerte debido a que aún se desconocen los beneficios que brinda el producto en enfermedades como el cáncer o la presencia nociva de colesterol y ácido úrico en la sangre, sin contar —señala y ríe— con que “algunos dicen que es afrodisiaco”.

Además, dice, este año la sequía también ha ocasionado un fuerte impacto negativo ya que se ha disminuido en un 50%, tanto la producción de plantas de sotol como de víboras de cascabel, debido a que a pesar de ser parte del semidesierto, requieren una gran cantidad de agua para sobrevivir.

Por otra parte, dice el entrevistado, el agua que se utiliza en la elaboración del sotol debe ser totalmente natural —extraída del pozo y sin elementos potabilizadores de ningún tipo—, ya que de lo contrario, por alguna reacción química desconocida, la producción de sotol simplemente no se da. Por tanto, si la cantidad de agua disminuye, la producción también merma.

Miden hasta dos metros

Las serpientes de cascabel son endémicas del Continente Americano e incluso a la variedad denominada “crotalus scutulatus”, se le conoce también como “cascabel de Chihuahua” porque es propia de la zona semidesértica del estado. Se ha documentado la existencia de 29 especies de serpientes de cascabel. Esta víbora es reconocida como la serpiente más larga y venenosa de Norteamérica.

En el caso de las que se capturan para extraer el veneno y agregarlo al sotol, llegan a medir 2 metros –según el entrevistado- con un peso de hasta 4 kilos y un promedio de 4 pulgadas de diámetro. El cascabel lo forman unos estuches córneos en el extremo de la cola que en caso de peligro les permiten emitir un sonido de aviso de que es peligrosa y al mismo tiempo la protege de ser pisada por los mamíferos de mayor tamaño. Cada aro en el cascabel significa un año de vida.

El veneno de estos animales es muy fuerte. Destruye los glóbulos rojos de la sangre y hace penetrables los vasos sanguíneos. Así afecta al tejido corporal y a la circulación. Sus mordeduras, son muy dolorosas y pueden ser fatales para un humano. Por suerte, existe un suero anticrotálido, que actúa con eficacia, evitando en la mayoría de los casos la muerte del afectado.

Proceso de producción de sotol dura 15 días

La producción de sotol artesanal implica no sólo el uso de ingredientes totalmente naturales, sino además un proceso realizado a mano y con elementos como la madera, piedras, agua y tierra como factor base para lograr la calidad requerida.

Gerardo Ruelas, dice que la actividad en “la vinata”, inicia desde que cae la primera helada en octubre y se extiende hasta la llegada de la temporada de lluvias en junio, siendo abril y marzo los meses más productivos del año.

El producto que se genera, asegura, pasa por un proceso que dura 15 días, durante los cuales se corta la planta, se cuece, se pica y se hierve hasta que se extrae la primera destilación; luego vendrá una segunda hasta obtener la bebida final que llegará al consumidor.

Al año, señala, se producen alrededor de 10 mil litros de sotol, mismo que posee de 50 a 52 grados de alcohol y al que se le ha dado un valor extra agregándole sabores diversos como nuez, almendra, durazno, manzana, canela y crema de sotol.

El proceso inicia cuando el jimador corta la planta en la sierra y desde allá, trae las cabezas en angarillas a lomo de burro. Al llegar a la vinata, se colocan en el cocedor, donde duran 3 días en los cuales se les pone 40 litros de agua dos veces diarias para que la cocción sea a vapor.

A los 3 días se retiran las cabezas y se llevan a los cajones de fermentación, donde se pican y pasan a otro cajón para permanecer 1 ó 2 días. La tierra les da calor y éste sube, se le agrega el agua. Al empezar a hervir hay que meterse y pisarlas.

El siguiente paso es llevarlas al alambique, donde hervirán y el vapor será capturado en una red de mangueras llamada “serpentina”.

En la primera destilación se obtiene el vino con 22 grados de alcohol, mismo que se recoloca en el alambique hasta obtener la segunda destilación, que es de donde sale ya el sotol con una graduación de 90 grados.

De ahí se disminuye hasta 52 grados, que es como se consume.

Fuente: Articulo autoría de Salud Ochoa. El Diario de Chihuahua | Sábado 17 Marzo 2012.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia