turismo.jpg

Chihuahua en Imagenes

FPSS slide image

Chihuahua Capital

Museo Casa Chihuahua frente a las Fuentes Danzarinas y al ...

Más...
FPSS slide image

Ciudad Juárez

La Catedral dedicada a la Virgen de Guadalupe anexa a ...

Más...
FPSS slide image

Perlas del Conchos

Ojo de Talamantes, creado por la naturaleza hace ...

Más...
FPSS slide image

Desierto Chihuahuense

Muy cerca del poblado de Coyame, a solo 2 ...

Más...
FPSS slide image

Región Barrancas del Cobre

La Cascada de Basaseachi es un salto de agua con ...

Más...
FPSS slide image

Parral Ruta de Villa

El Museo Francisco Villa ocupa el edificio desde ...

Más...
FPSS slide image

Casas Grandes-Madera

Zonas arqueológicas como Paquimé y las 40 Casas

Más...
FPSS slide image

Plan de Viaje

El Chepe recorre 650 kilómetros atravesando las Barrancas del Cobre, ...

Más...
UN VIAJE A LAS ENTRAÑAS DE LAS BARRANCAS DEL COBRE

Batopilas es un Pueblo Mágico por méritos propios; desde la época colonial, ha sido escenario de extraordinarias historias relacionadas con la minería, se dice que sus minas fueron de las más ricas del mundo y desde el siglo XVII, han dado fama legendaria a sus poseedores.

Ya en el siglo XIX, Alexander Shepherd, un político estadounidense, hizo de este pueblo su hogar, trayendo a inversionistas franceses e ingleses, a trabajar las minas, a la par de su familia, vinieron sus maestros, ingenieros, médicos y enfermeras a establecerse en un paraíso donde todo estaba calculado.  Batopilas fue el segundo pueblo donde hubo energía eléctrica en México, incluso antes que en muchas ciudades de Estado Unidos. Para la época, ahí se disfrutaban comodidades que solo la mezcla de soñador y visionario del Jefe Grande –como le llamaban a Shepherd- podía concebir. El Jefe Grande compartía su buena fortuna con sus colaboradores, que prácticamente eran todo en el pueblo.

Coincidió la muerte del Jefe Grande con el inicio de la revolución mexicana; el negocio y la población disminuyeron, los descendientes de Sheperd se regresaron a los Estados Unidos, y Batopilas prácticamente desapareció del mapa. 

Estuvo por décadas aislada, hasta 1984 cuando un vehículo de motor llegó con la carretera, para dejar atrás la historia de los legendarios arrieros y sus caminos de herradura por donde se les escapó la plata.  Ahora en 1989 llegaba otra actividad a sus linderos, de la mano de Skip McWilliams  llegó para quedarse la actividad turística de clase mundial.  McWilliams adquirió la ruinosa propiedad  de la Hacienda Bigler, y se dio a la tarea de regresarle su antiguo esplendor.

Para restaurar una de las joyas arquitectónicas de la época colonial, contrató a 92 trabajadores locales que sin electricidad y solo con métodos tradicionales, iniciaron una aventura que duraría 3 años.

Se cocieron ladrillos y tejas al lado del rio, los vecinos tarahumaras trajeron en sus hombros desde las sierras altas las vigas, las tabletas para los techos llegaron a lomo de mula y se reconstruyó no solo un edificio, sino el orgulloso pasado de una comunidad que le apostaba a lo propio;  el resultado?  El Copper Canyon Riverside Lodge.

Con solo 14 habitaciones ligadas en intrincados laberintos de patios interiores y jardines, la Hacienda, como le llaman los locales, ha participado a la población de sus sueños,  el glamour de la bella época fue recreado con las paredes detalladas finamente en filigrana aplicada y pintada a mano, candiles de cristal cortado, finas antigüedades y tinas de porcelana llenan salones y habitaciones para recrear la era Victoriana, finalmente, está ahí para disfrute de propios y extraños, porque en Batopilas, tan interesante es el viajero para los locales se toman muy en serio su papel de anfitrión, y encantados dela vida y si usted se los permite, le compartirán las leyendas locales, que fueron pasadas a ellos de generación en generación.

Ahora llegar a Batopilas es una aventura fascinante; su nueva carretera es una de las más  espectaculares de México, y probablemente del mundo. Desde Chihuahua son solo 400 kms. Se toma la carretera 16 hacia Santa Isabel y se va a la izquierda en el entronque hacia Nonoava y Norogachi por la nueva carretera que conecta a Chihuahua Capital con Guachochi, o vía Cuauhtémoc/Creel, y se va al sur por la carretera a Guachochi. En ambos casos se llega al entronque de Samachique para iniciar el espectacular descenso de La Bufa.  El tiempo total de travesía se cubren a lo sumo en 7 horas.  Prepárese para el descenso más espectacular de 2,300 a menos de 500 metros sobre el nivel del mar en solo 15 kilómetros en una hora. 

 Mayores informes:

Copper Canyon Riverside Lodge

http://coppercanyonlodges.com/reservations/

Fuente: Sonia Estrada. Copper Canyon Riverside Lodge.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia