chihuahuense.jpg

A 100 AÑOS DE LA SALIDA RUMBO A COLUMBUS, N.M., DE LAS TROPAS COMANDADAS POR EL GENERAL VILLA

 

El pasado 17 de febrero, se cumplieron 100 años de que el General Francisco Villa y cerca de 500 personas, partieran de la Hacienda de San Gerónimo con la intención de viajar hacia Columbus en los Estados Unidos para lo que fuera la invasión a terreno estadounidense más rememorada en la época de vida del Centauro del Norte.

Las diezmadas fuerzas de villa y sus generales se reunieron en la Hacienda de Bustillos en la navidad de 1915 para empezar a desintegrar las fuerzas villistas, para el 2 de enero de 1916, cerca de 3 mil personas, todos de infantería, fueron avisados en el ahora seccional de Álvaro Obregón Cuauhtémoc, de que cada quien podría regresar a su casa.

Sin embargo, la élite de la tropa villista acampaba en Los Tanques (entre Rubio y Sainapuchi) y que habría de acompañar a Villa hasta la Hacienda de San Gerónimo en Bachiniva en donde la noche del 17 de febrero de 1916, tomó la decisión de viajar a Columbus para cobrar el fraude que el comerciante judío de armas, Samuel Rabel le hiciera con un armamento que había pagado y nunca recibió, según lo comentó Marcelino Martínez, historiador en Cuauhtémoc, Chihuahua.

Durante toda la noche del día 17 se alcanzaron a reunir cerca de 500 personas de Cuauhtémoc, Bachiniva, Namiquipa e Ignacio Zaragoza para partir hacia Columbus por las noches y sí evitar llamar la atención.

El 9 de marzo de 1916, un disparo que fue a dar en un reloj de uno de los edificios que se encontraban en el centro del poblado de Columbus, detuvo su funcionamiento y marcó históricamente la hora del ataque, las 4 de la madrugada con 11 minutos, hora que marcó el saqueo a los comercios del judío Rabel que no se encontraba en el lugar, pero que fue notificado de la serie de destrozos que sufrieran sus almacenes, los incendios en los hoteles y los asesinatos de personas que se resistieron al asalto y del ataque a una base militar estadounidense que se toma como referencia de la invasión que el Caudillo del Norte hiciera en suelo Norteamericano.

El galopar de cientos de jinetes rompe la quietud que impera en el pueblo de Columbus, Nuevo México. De pronto, disparos de armas y gritos envuelven el ambiente y en poco tiempo las llamas comienzan a invadir edificios y casas construidos de madera, creando una escena apocalíptica.

Eran las 4:45 de la madrugada del 9 de marzo de 1916 y el grito de guerra de lo que quedaba de la División del Norte se escuchó en territorio estadounidense.

“¡Viva Villa!”, “¡Viva México!” “Yanquis jijos de la “*&!’¡¨+#*”, exclamaban aquellos hombres con fusil o pistola en la mano que portaban sombreros norteños y texanos, así como cananas al pecho repletas de balas.

Los revolucionarios mexicanos cruzan por el poblado de Palomas, en el noroeste de Chihuahua, para dirigirse a su objetivo a 4.8 kilómetros (3 millas) de la frontera.

Ese día, tras invadir al vecino país, la arremetida villista se dirige también a las barracas de Fort Furlong con el objetivo de causar el mayor daño posible, hacerse de armas y regresar a Chihuahua.

Francisco Villa concretaba así un plan pensado por semanas que dejaría una estela de sangre y provocaría que Estados Unidos invadiera México días después.

A unos días de cumplirse un siglo de la incursión villista, los motivos que tuvo el Centauro del Norte para ordenar el ataque todavía no son claros.

Historiadores los adjudican en parte a una venganza en contra sus enemigos –entre ellos el judío Sam Ravel, que defraudó al general– y parte a una estrategia para provocar al Gobierno estadounidense y afectar el rumbo que había tomado la lucha armada en México, en la que Villa era el perdedor en ese momento.

En la llamada Expedición Punitiva que ingresó a México encabezada por el general Pershing, el vecino país pondría a prueba maquinaria bélica de última tecnología para tratar de capturar a Villa, y aunque fracasaría en su objetivo, de ahí emergerían militares como George Patton que un par de décadas después cambiarían el curso de la historia al coronarse triunfadores en la segunda Guerra Mundial.

Villa cruza la frontera

Los planes para atacar Columbus se pusieron en marcha el 24 de febrero con seis contingentes integrados con los restos de la antigua División del Norte –derrotada un año antes en El Bajío– y que incluía por primera vez soldados reclutados a la fuerza, refiere el desaparecido historiador Friedrich Katz.

Tres de los grupos procedían de Chihuahua, uno de Durango, otro de Sonora integrado por numerosos indios yaquis y uno más liderado por Nicolás Fernández con hombres leales de todo el país cuyos jefes no lo habían sido tanto.

Los villistas partieron de la Hacienda de San Gerónimo en Bachiniva cabalgando durante dos semanas hasta llegar a la frontera.

No se sabe a ciencia cierta el número de villistas, pero los investigadores calculan en la actualidad que se trató de un grupo de 589 personas, incluyendo 16 vaqueros que fueron reclutados a la fuerza cerca de Colonia Pacheco, en Casas Grandes.

Al llegar a la línea divisoria rompen las cercas de alambre y se dividen en dos columnas dirigidas por Francisco Beltrán y Martín López y Pablo López junto con Candelario Cervantes. Una arremete contra el campamento militar y la segunda rodea para entrar al pueblo.

El asalto toma por sorpresa a los soldados del 13º Regimiento de Caballería del Ejército de Estados Unidos, así como a los habitantes del pueblo.

Sólo algunos centinelas y cocineros se encontraban despiertos a esa hora en Fort Furlong, entre ellos el cabo identificado únicamente como Griffith, que reacciona disparando el primer tiro del combate al aire para alertar a sus compañeros, pero pronto una lluvia de balas lo abate para convertirlo en una de las primeras bajas de la invasión.

El grupo de Cervantes avanza al pueblo y llega al hotel Commercial, propiedad del judío Sam Ravel, quien en los primeros años de la Revolución había hecho una fortuna vendiéndole armas y municiones a Pancho Villa, pero que aparentemente le quedó mal cuando la División del Norte requería el material bélico para derrotar a los carrancistas en las batallas de El Bajío.

Los seguidores de Villa ingresan a ese hotel, donde son recibidos a tiros por dos norteamericanos que bajaban en esos momentos de sus habitaciones alertados por el bullicio y el ruido de las balas. Pronto la superioridad numérica se impone y los invasores los asesinan.

En medio del tiroteo, la gente de Cervantes interroga a un par de niños y a unas mujeres que les informan que Ravel se había ido a El Paso a visitar al dentista, lo que le salva la vida al comerciante odiado por Villa.

Posteriormente Cervantes detiene a Arthur, el hermano menor de Ravel y lo obliga a conducirlo a una ferretería propiedad también del judío. Ahí tratan de abrir la caja fuerte sin lograrlo.

Enfurecidos, lanzan latas de queroseno y provocan un incendio que arrasa el negocio y se extiende al hotel Commercial así como a otros establecimientos comerciales aledaños.

En el campamento militar los villistas encuentran una resistencia organizada de las tropas estadounidenses que repelen con éxito la agresión.

Uno de ellos, el teniente Lucas, con soldados de la tropa F, llega hasta donde estaban guardadas las ametralladoras para protegerlas de los revolucionarios mexicanos y toma uno de los artefactos para disparar contra de los villistas.

Los hombres de Lucas pronto tienen en su poder cuatro ametralladoras y obligan a los atacantes a replegarse. Sin embargo, las tropas de Francisco Beltrán maniobran y van nuevamente a la carga. Ante la superioridad cambian la situación y obligan a los militares estadounidenses a pertrecharse.

En ese contraataque se produce la mayor parte de las bajas villistas y estadounidenses, de acuerdo con Katz en su libro “Pancho Villa”.

En el pueblo el fuego se extiende y más civiles se unen a la defensa de Columbus disparando desde casas, negocios y hoteles.

“Algunos de los huéspedes sacaban sus armas, pistolas y rifles para hacer fuego entre los invasores”, recuerda Laura Ritchie, administradora de un hotel en una versión recabada por Paco Ignacio Taibo II en el libro “Pacho Villa, biografía narrativa”.

De hecho, la mayoría de las bajas en el grupo de Candelario Cervantes las hicieron los civiles, por ello, el revolucionario se vio obligado a incendiar otro de los hoteles, el Hoover.

“Hubo que prenderle fuego para sacar al que nos hacía blanco muy certero”, dijo posteriormente uno de los presos.

Pero el fuego, más que ayudar a los invasores mexicanos, les perjudica. Los soldados y ciudadanos estadounidenses que defendían Columbus pudieron distinguir a su enemigo más fácilmente para repelerlo con mayor eficacia.

En esa zona del pueblo hubo al menos 18 villistas muertos y decenas más lesionados.

Así, fue herido Pablo López, uno de los lugartenientes de más alta estima de Pacho Villa y quien participó en diciembre de 1915 en la masacre de un grupo de mineros que viajaban en un tren, en un hecho ocurrido en las afueras de Santa Isabel.

Casi al amanecer, a las 7:30 de la mañana y al toque de un clarín, los jinetes de Villa comienzan a retirarse llevando consigo un botín consistente en mulas, equipo militar incluyendo 300 máuseres y 80 caballos. También llevan consigo a decenas de heridos.

En la retirada, los jinetes villistas se dispersan para volver a juntarse en algún punto de la frontera en México, donde los esperaba el centauro mexicano.

En su persecución, un grupo de alrededor de 30 soldados estadounidenses en sus caballos e intenta alcanzarlos a galope, pero es repelido a balazos por un grupo de villistas que al darse cuenta que los siguen paran y los esperan al estilo mexicano, con las riendas del caballo en la mano izquierda y el rifle en la derecha.

En el ataque a Columbus, los hombres de Villa confiscaron o robaron unos 100 caballos y mulas, quemaron el pueblo y mataron al menos a 17 soldados estadounidenses y a 10 residentes. Sin embargo, perdieron a 73 de sus compañeros que murieron en el encuentro y cinco más capturados y fusilados después.

La invasión es considerada una de las peores hazañas militares de Villa, pero cobra relevancia por el efecto nacionalista que provoca entre los mexicanos y en las relaciones diplomáticas del país con Estados Unidos.

El presidente Woodrow Wilson responde con el envío de 10 mil soldados al mando del general John J. Pershing en persecución de Villa en lo que denomina Expedición Punitiva que nunca logra atrapar al caudillo.

Durante el ataque, Villa permanece en Palomas. Desde ahí dirigirá la invasión y podrá ver todavía a la luz del día las llamas y el humo que se desprendió de los edificios en Columbus.

El regreso, registró solo 6 días, debido a la recompensa de 5 mil dólares que se ofrecía por la captura de Francisco Villa y 1 mil dólares por la detención de los hermanos Pablo y Martín López de El Charco en Chihuahua, de Candelario Cervantes de Namiquipa o del sonorense Francisco Beltrán, además de 1 mil dólares que una familia estadounidense de la Babícora ofreció por el robo de caballos.

Lo anterior, registró la respuesta del Gobierno Estadounidense en la llamada Expedición Punitiva que el General John J. Pershing y George Payton tuvieron con 10 mil soldados afroamericanos, oficiales de raza aria y guías apaches que conocían lo que hoy es Cuauhtémoc y Guerrero por la serie de enfrentamientos que tuvieran con el pueblo raramuri, de la cual se tiene registro una ocupación de suelo mexicano, desde Casas Grades hasta Parral del 29 de marzo de 1916 hasta el 5 de febrero de 1917, que no obtuvo la captura del Centauro del Norte.

Fuente: Articulo autoría de Manuel Salcedo Mata. eldiariodechihuahua.mx. Cuauhtémoc| 2016-02-16.; Juan de Dios Olivas. El Diario.mx | Sábado 05 Marzo 2016. Marcelino Martínez, historiador en Cuauhtémoc, Chihuahua. Fuentes consultadas: Pancho Villa, de Friedrich Katz; Pancho Villa Una biografía narrativa, de Paco Ignacio Taibo II; Armando B. Chávez, en Visión Histórica de la Frontera Norte de México. Imagen: Charles Poe Family Collection, Aisle #16-Album, N.M. State Records Center & Archives.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia