historia.jpg

LAS MUDANZAS DE LOS HOMBRES

 

En la segunda quincena de diciembre, la Comisión Permanente de la Soberana Convención debió nombrar una nueva mesa directiva.

El hecho ocurrió porque el hombre que la presidía dejó la Ciudad de México.

Con él se llevó la bandera que firmaron los convencionistas en Aguascalientes.

El elegido como nuevo presidente de la Convención fue uno de los vicepresidentes de la reunión revolucionaria: el general Pánfilo Natera García.

Él era jefe de la División del Centro; zacatecano de 1882; anda en la bola desde 1911; era reconocido como líder armado desde junio de 1913.

La colocación de Natera en una posición política clave indica que el proceso de inversión en las redes de dominación estaba en marcha.

Los hombres que un lustro atrás laboraban la tierra ajena con estabilidad copretérita, al ingresar a la guerra civil modificaron radicalmente su intervención en el espacio público.

Natera es uno entre varios jefes revolucionarios procedente del territorio estatal.

Él está ligado al convencionismo. Hasta 1914 es un hombre de armas. Quienes lo colaboraban como civiles eran los que empujaban los cambios sociales; los civiles eran activos en la revolución cultural que precedió la política y la emergente demanda social.

Los días de la presidencia de Natera son los mismos en que el presidente convencionista Eulalio Gutiérrez intenta disminuir la latosa presencia de Francisco Villa y de Emiliano Zapata.

También coincide el secuestro de los millonarios zacatecanos García en la Ciudad de México.

Con la captura de algunos integrantes de esa familia, a decir de Eulalio Gutiérrez, se pretendía obtener medio millón de pesos.

El secuestro fue una orden del general Villa. Por ser un acto violento, la policía capitalina intentó rescatar a los secuestrados.

La tirantez del acto se hizo en medio de una balacera en la calle Liverpool de la vieja capital del país.

Uno de los hombres secuestrados era José León García, el exgobernador de Zacatecas y millonario por buen inversionista y heredero de, hasta entonces, una incalculable fortuna política y social.

El acto significaba el fin de temporada de los liberales hechos a la vera del antiguo régimen y el inicio de los que se cubrieron en el manto de la Revolución Mexicana.

Se respeta ortografía de origen.

Fuente: Articulo autoría de Marco Antonio Flores Zavala. Profesor Universitario. imagenzac.com.mx. Imagen: Natera, presidente de la Convención Fototeca Nacional del INAH.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia