chihuahuense.jpg

CHIHUAHUA, CUNA LEGAL DE LOS BANCOS DE EMISIÓN

 

 

Chihuahua se convirtió en la cuna legal de los bancos de emisión, en 1875, al ser autorizados por el congreso local, los primeros, fueron el Banco de Santa Eulalia (1875-1889). Banco de Chihuahua (1875- 1896). Banco Minero (1878-1882).Banco Mexicano de Chihuahua (1879-1895).Banco Minero de Chihuahua (1882-1932). Banco de Hidalgo del Parral (1883-1885) Banco Comercial de Chihuahua (1889-1890) finalmente se fusionaron todos en el Banco Minero de Chihuahua el cual operó hasta 1932, pues los banqueros chihuahuenses liderados por Enrique C. Creel, no eran capitalistas acumuladores de riqueza o especuladores, sino más bien eran hombres de buena voluntad y amantes del progreso, estudiosos del sistema monetario, que veían venir el gran auge económico. Aprovechando sus buenas relaciones políticas con Porfirio Díaz, se arriesgaron invirtiendo sus capitales en la minería, la agricultura, la ganadería, el comercio y la industria, situación que rápidamente imitaron otros estados de la República Mexicana, fundaron sus propios bancos estatales. Funcionaron con toda regularidad 24 bancos de emisión, cinco bancos refaccionarios y tres bancos hipotecarios. Enrique C. Creel presentó en el año 1900 un proyecto educativo de contabilidad bancaria el cual cubría todos los puntos de interés para un banco y además propuso el establecimiento de un colegio comercial, con la cooperación de los banqueros. Este proyecto lo concretó hasta 1904 con la fundación de la Escuela Comercial, para estudiar temáticas como la depreciación mundial de la plata, las fluctuaciones en los tipos de cambio y las razones para establecer en México el régimen monetario del patrón oro, y abandonar el milenario sistema bimetálico.

El Banco de Santa Eulalia fue fundado en 1875 por tres hermanos llamados Francisco, Ignacio y Tomas de apellido McManus, además contaron también como socios fundadores los señores, Luis Scout, Enrique Muller, y Guillermo Markt, los cuales formaban parte del grupo de empresarios mineros.

En ese mismo año fue fundado otro banco llamado Banco de Chihuahua el cual pertenecía al Sr. Enrique Muller, Lauro Carrillo y Celso González, el cual incluía además de capitalistas mineros a personajes de la política y el comercio de Chihuahua.

Pasaron tres años y en 1878 se funda el Banco Minero de Celso González, Manuel de Herrera, Jesús J. Salazar y José Valenzuela, este nuevo banco funcionó solamente unos cuantos años pues contaba con muy poco capital. Al siguiente año se funda en esta ciudad capital el Banco Mexicano de Chihuahua de los señores José M. Sánchez, José González Treviño, Félix F. Maceyra, Luis Terrazas, Antonio Asúnsulo, Ramón Lujan, Luis Faudoa, y Miguel Salas.

El Banco de Hidalgo del Parral fue fundado en el año 1883, solo funcionó por dos años, pertenecía al capitalista de Parral de nombre Samuel Millar. EL Banco Comercial de Chihuahua, se fundó en el año 1889 solo funcionó por un año, sus accionistas fueron los señores Tomas McManus, Enrique C. Creel, José M. Falomir, Max Krakauer, Alberto Terrazas y Juan Creel.

Estos siete bancos estatales de emisión, fueron fusionados finalmente en el Banco Minero de Chihuahua, el cual opero por cincuenta años. La totalidad de los accionistas estaban incluidos en el banco y eran liderados por Enrique C. Creel, destacado autodidacta y estudioso del sistema monetario nacional y mundial.

Los accionistas chihuahuenses no solo eran emprendedores y arriesgados inversionistas o capitalistas especuladores, sino más bien eran hombres de buena voluntad, y amantes del progreso, pues invertían sus capitales en las actividades económicas más importantes de su época, incluidas la confección de ropa, la elaboración de cerveza, el cultivo de tabaco, el transporte urbano y las telecomunicaciones.

Las actividades emprendidas por los capitalistas chihuahuenses, fueron rápidamente imitadas por los capitalistas de otros estados de la República Mexicana, que también fundaron sus propios bancos de emisión para impulsar la economía regional, pues defendían con fe la pluralidad bancaria que parecía amenazada por el monopolio bancario.

Aprovecharon no solo sus buenas relaciones políticas con el presidente de la República Mexicana Gral. Porfirio Díaz, sino además les tocó vivir el gran auge económico que inicia en 1880, dos años mas tarde inauguraron la llegada del ferrocarril a Chihuahua que comunicaría con la capital del país de modo rápido y seguro. Este gran auge económico se prolongó hasta 1908.

La circulación de billetes de banco presentó en un principio algunas dificultades porque se planeó para la circulación estatal, pero al salir del Estado despertaba la especulación. Se inició así un cierto desprestigio al no poderlos cambiar fuera de los estados por pesos fuertes. Para resolver esta situación Enrique C. Creel propuso el establecimiento de un banco central de los bancos estatales, el cual fue fundado el 12 de octubre de 1998, se llamó Banco Central Mexicano S.A. inició con un capital de seis millones de pesos.

En 1883 se presentó el conflicto bancario entre los bancos de concesión estatal y los bancos de concesión federal, pues el banco de Londres y México solo había funcionado como sucursal del Banco Inglés en la época del segundo imperio. Inició en 1864 con capital de medio millón de libras esterlinas. Finalmente logró conseguir la autorización del Congreso Federal para emitir billetes a partir del 12 de junio de 1883.

A los bancos de los estados les reconoció el congreso de la unión la legalidad de sus concesiones, pero los limitó a quince años posteriores y los sometió con todo el rigor de la ley pero sin argumentos válidos a la legislación federal y a la inspección del gobierno central.

En 1884 inició operaciones el Banco Nacional de México, S.A. con la intención de consolidar el monopolio bancario en su propio beneficio. Este era el producto de la fusión de dos bancos rivales, ambos de concesión federal, el Banco Mercantil, Agrícola e Hipotecario de capital español y el Banco Nacional Mexicano de capital francés, los cuales habían iniciado operaciones un par de años antes.

Los capitalistas chihuahuenses invirtieron con fe y entusiasmo sus capitales, tanto en la minería, como en la industria, las telecomunicaciones, la confección de ropa, el transporte urbano, la agricultura, la ganadería y el comercio, pero además invirtieron también en la exploración de petróleo, pues se inicia el comienzo del queroseno al reemplazaba a las velas y veladoras para la iluminación.

Así llegaron a funcionar con toda regularidad veinticuatro bancos de emisión, cinco bancos refaccionarios, y tres bancos hipotecarios, demostrado sobradamente la operatividad de la pluralidad bancaria, como base sólida para impulsar la economía regional, que tanto defendió Enrique C. Creel.

En esa época de gran auge económico en Chihuahua, también se pensó en la educación, y Enrique C Creel presentó en el año 1900 un proyecto educativo de contabilidad bancaria, el cual cubría todos los aspectos de interés para un banco, y además propuso el establecimiento de un colegio comercial con la cooperación de los banqueros de Chihuahua.

Este proyecto lo concretó hasta 1904, con la fundación de la Escuela Comercial, de nivel medio superior, dentro del Instituto Científico y Literaria de Chihuahua. Se cursaría en tres años y para graduarse deberían aprobar treinta y tres materias que compendia la currícula. Funcionó con cierta regularidad durante veinte años, la cual logro inscribir en este periodo a 1,175 estudiantes en su mayoría mujeres.

Uno de los principales objetivos planteados que justificaron la creación de la Escuela Comercial, era para estudiar a fondo la problemática de la contaduría que implicaba la increíble depreciación mundial de la plata, los sorprendentes cambios en los tipos de interés y las razones, si es que existan realmente para la abolición del milenario sistema monetario bimetálico y las ventajas y desventajas para adoptar el sistema monetario del patrón oro.

Fuente: Artículo publicado en el Congreso internacional del ÍTESM. Campus Chihuahua. Temática. Comercio Internacional. Almada R. Francisco: Resumen de Historia del Estado de Chihuahua.; Ed. Libros Mexicanos, México 1955.; Archivo histórico de la Universidad autónoma de Chihuahua. (1875-1924).; Planes y programas de estudio de la Escuela Comercial (1904-1924).; Biblioteca del I.C.L., Libro de asistencia, (1900-1924).; Correspondencia enviada del I.C.L. ,1900-1924).; Correspondencia recibida del I.C.L., 1900-1924).; Libro de calificaciones., (1900-1924).; Chihuahua, horizontes de su historia y su cultura. Tomos I y II.; Díaz E. Enrique: Historia de la banca mexicana. Ed. Libros de México.1986.; Hernández O., Guillermo: El Instituto Científico y Literario de Chihuahua: De 1850 a 1900. Textos Universitarios Uach.1995.; Vargas V Jesús. Coordinador. Chihuahua, horizontes de su historia y su cultura tomo I y II Ed. Gobierno del Estado. 2010.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia