historia.jpg

MANUSCRITO DE LA FUNDACIÓN DE CHIHUAHUA

"EL CAPITAN DE CABALLOS Y CORAZAS, DON ANTONIO DEZA Y ULLOA. CABALLERO DE LA ORDEN DE SANTIAGO, CONTADOR JUEZ OFICIAL REAL DE LA REAL HACIENDA Y CAJA DE LA CIUDAD DE MEXICO, GOBERNADOR Y CAPITAN GENERAL DE ESTE REINO Y PROVINCIA DE LA NUEVA VIZCAYA, POR EL REY NUESTRO SEÑOR:

Habiendo mandado por auto de cinco del corriente, formar Junta de todos los vecinos y pobladores de esta Minería, para conferir el paraje oportuno, en donde se había de situar LA CABECERA DE ESTAS MINAS, puesto que por escrito habían de exponer los concitados, ocurriendo con él, a la Secretaría de mi Gobernación, como en efecto, en obedecimiento de lo mandado, dentro del término que incluye dicho Auto, han ocurrido todos los pareceres, o la mayor parte de que se ha hecho relación y se ha apuntado los Varios por resumen aparte de quienes con alguna disonancia, pues algunos son de sentir que la población se haga en este PARAJE, vistiéndolo con razones que no tienen aquella congruencia necesaria y otros pareceres se aplican a que dicha Fundación SEA EN LAS ORILLAS DEL RIO, y esto es concitación de Leyes Reales de su Majestad, y sin embargo de uno y otro, para certidumbre de todo determine pasar personalmente a recorrer los terruños pastos, aguajes y temperamento y paraje para con vista de ambos, como voto decisivo que soy, aplicarme a la parte que más conveniente y según la experiencia me ha dado la ocular diligencia, las orillas del río propuesto que comúnmente llaman DE CHUVISCAR, donde están situadas algunas haciendas de beneficiar plata, en cuya atención, conformándose con los pareceres que habían favorecido dicho paraje y en especial, el señor bachiller don José García Valdés, Vicario Juez Eclesiástico de este Partido y Teniente de Cura en el, quien cristianamente difunde su sentir con razones de toda congruencia mirando a la causa pública y a la mejor administración del Pasto Espiritual, y sobre todo, arreglándome como me arreglo, a lo dispuesto por su Majestad, en las leyes primera y segunda y quinta libro cuarto, título de la Nueva Recopilación, que hablando de poblaciones expresan las calidades y requisitos que han de tener, para que se ejecuten, en las cuales dichas leyes, concurre el paraje citado, a las orillas de un río de agua dulce y abundante con alguna pesca, en Valle capaz con abrigo de algunos cerros, aires apacibles, temperamento suave con cercanía de montes para madera, carbón y leña para el abasto de la servidumbre de los pobladores de inmediación a este Real, para darle la mano en cualquier rebelión o accidente que pueda acaecer.

Y por lo que mira a la población hecha hasta aquí, en este Real, siendo proporcionada como lo es para que sirva de escudo a las Minas. MANDO SE MANTENGA EN EL ESTADO EN QUE SE HALLA Y NO EN MAS Y QUE EN LO DE ADELANTE, NINGUNA PERSONA DE NINGUN ESTADO, CALIDAD O CONDICION QUE SEA, PUEDA LABRAR NI LABRE, CASA, JACAL, NI OTRA OFICINA DE HABITACION, PENA DE DOSCIENTOS PESOS APLICADOS PARA LA FABRICACION DE LA IGLESIA DE DICHA CABECERA Y DEMOLIMIENTO DE TODOS LOS EDIFICIOS QUE SE OBREN Y PENA DE CIEN PESOS EN LA MISMA CONFORMIDAD A LOS QUE REDIFICASEN.

Y entre los Vecinos que se mantiene se prorrateará lo que fuere necesario, para una capilla cómoda donde oigan misa, sin pasar a exceso de la fábrica por donde se discurra ser este dicho Paraje la Cabecera, pues lo es la que tengo expresado, a quien en conformidad de la Ley segunda libro cuarto, título siete de la Nueva Recopilación, declaro en nombre de Su Majestad, POR REAL, PONIENDOLE POR NOMBRE EL REAL DE SAN FRANCISCO DE CUELLAR, donde precisamente, han de ir a poblar todos los que quisieren avecindarse a esta minería. Y no otra parte alguna, pues allí se señalo las tierras que fueren necesarias para fabricar sus casas, haciendas y demás oficinas de que cada uno necesitare, y ruego y encargo a todos los mineros y dueños de haciendas y Comerciantes, concurran con sus limosnas para hacer la Iglesia Parroquial que se ha de poner luego por obra que a su nombre se vayan abrigando los moradores, dejando plaza en forma, calles y callejones convenientes receptible el pueblo que se fuese haciendo. Y se le dará a dicho señor Vicario el testimonio o testimonios que pidiere de ésta determinación, para que con ellos, ocurra a los Venerables Señores Deán y Cabildo Sede Bacante, de este obispado para que les conste y asentando este auto declaratorio en los libros de Gobernación, se le quedará original al Alcalde Mayor que lo es actual y en adelante, lo fuere para que en todo lo observe, guarde y cumpla y ejecute y haga guardar y ejecutar y cumplir, y para que llegue a noticia de todos se haga promulgar, en día festivo y en la mayor concurrencia.

Así lo proveí, mandé y firmé con mi infrascrito Escribano de Gobernación y Guerra. EN SANTA EULALIA DE CHIHUAHUA, EN DOCE DIAS DEL MES DE OCTUBRE DE MIL SETECIENTOS Y NUEVE AÑOS.

Don Antonio Deza y Ulloa.

Por mandato de su señoría, don Fernando de Deza y Ulloa. Escribano de Gobernación y Guerra Firmados".

 

 

Fuente: PROFR. RUBEN BELTRAN ACOSTA     

            Archivo Histórico del Municipio.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia