turismo.jpg

LA CUEVA DE LOS CRISTALES DE NAICA


Las Cuevas de NAICA se encuentra en el poblado del mismo nombre. Situada en centro-sur del estado, en el Municipio de Saucillo, del cual es una Sección Municipal, su nombre procede del tarahumara y significa “Lugar sombreado”. Su clima es extremoso y seco.

La Mina de Naica, es la principal productora de plomo de México. El primer descubrimiento minero en la zona se dio en 1794, cuando se denunció la primera veta de mineral pero el verdadero auge comenzó en 1828, cuando Santiago Scopelli realizó la denuncia de un mineral en la zona lo que conllevó a la fundación del pueblo, que rápidamente creció en población, se fundó la Compañía Minera de Naica y en 1911 alcanzó la categoría de Municipio, debido a su importancia, sin embargo, con la Revolución Mexicana, se paralizaron las actividades mineras, y al casi abandono del pueblo, que ante esto fue suprimido como municipio e incoporado al de Saucillo.

 

 

En 1928 se restableció la explotación minera, inicialmente por compañías norteamericanas y posteriormente por la mexicana Peñoles, hasta actualmente es una de las más productivas del estado de Chihuahua. Ha sido mundialmente famosa por la llamada Cueva de las Espadas, salón descubierto en el que se encuentran enormes cristales de selenita de hasta 10 metros de longitud y un metro de ancho, que la han convertido en un atractivo turístico.

 

 

Las cuevas se descubrieron accidentalmente, debido a las actividades de exploración de la mina que, para poder explotar el mineral, requiere extraer agua caliente mediante un complejo sistema de bombeo. Este sistema drenó el agua de las cuevas y accidentalmente se descubrió un extraordinario tesoro natural.

 

 

La Cueva de los Cristales de NAICA se encuentra a 300 metros bajo tierra. Poblada de espectaculares y enormes cristales de selenita o “piedra de la luna”, nos muestra su gran belleza, en un ambiente donde la apariencia de hielo contrasta -en la profundidad- con altas temperaturas. Y, a través de la magnificencia de sus cristales, nos conduce por multiplicidad de caminos: el científico, el tecnológico, el artístico, el filosófico y el de la magia de la naturaleza. Pero, también, nos confronta con una responsabilidad ineludible: nuestra obligación de protegerla y preservarla.

 

Fuente: http://www.naica.com.mx/

            wikipedia

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia