turismo.jpg

Chihuahua en Imagenes

FPSS slide image

Parral Ruta de Villa

El Museo Francisco Villa ocupa el edificio desde ...

Más...
FPSS slide image

Casas Grandes-Madera

Zonas arqueológicas como Paquimé y las 40 Casas

Más...
FPSS slide image

Plan de Viaje

El Chepe recorre 650 kilómetros atravesando las Barrancas del Cobre, ...

Más...
FPSS slide image

Región Barrancas del Cobre

La Cascada de Basaseachi es un salto de agua con ...

Más...
FPSS slide image

Desierto Chihuahuense

Muy cerca del poblado de Coyame, a solo 2 ...

Más...
FPSS slide image

Chihuahua Capital

Museo Casa Chihuahua frente a las Fuentes Danzarinas y al ...

Más...
FPSS slide image

Ciudad Juárez

La Catedral dedicada a la Virgen de Guadalupe anexa a ...

Más...
FPSS slide image

Perlas del Conchos

Ojo de Talamantes, creado por la naturaleza hace ...

Más...
LA NAVIDAD CHIHUAHUENSE, ¿CÓMO CELEBRAN LA NAVIDAD LOS TARAHUMARAS?

 

En la Sierra Tarahumara hay un poblado llamado Sisoguichi, que significa “Lugar de las Flores”. En este sitio se celebra una Navidad muy peculiar al más puro estilo de los tarahumaras. La versión tarahumara de estos festejos es una muestra más del sincretismo religioso que se observa en otras regiones del país. Se trata de una mezcla entre las costumbres prehispánicas y la doctrina católica.

Más de un siglo tardaron los misioneros españoles en llegar a la sierra de los tarahumaras con la doctrina cristiana. La conquista del Imperio mexica sucedió en 1521, pero fue hasta 1676 que el centro de misiones de Sisoguichi fue fundado por el sacerdote jesuita Antonio Oreña. Como sucedió en muchos otros lugares del territorio novohispano, el proceso de evangelización fundió las antiguas costumbres de los indígenas con las temáticas católicas. Esto resultó en una celebración navideña impregnada con la estética y el ambiente de los tarahumaras.

La Navidad en Sisoguichi regala un bello espectáculo a todo aquel que se encuentra en la región. En la parroquia El Dulce Nombre de María, desde el 8 de diciembre los tarahumaras de la comarca acuden a realizar el baile popular de los matachines. Este ritual se repite el 12 de diciembre en honor de la Virgen de Guadalupe, el 24 para festejar la Navidad, así como el Año Nuevo y también el Día de Reyes.

Es impresionante ver cómo desde temprana hora acuden de los poblados cercanos varios grupos de indígenas vestidos de matachines para danzar dentro y fuera del templo. El baile dura toda la noche y sólo es interrumpido para celebrar la misa de Nochebuena una hora antes de la medianoche. Dentro de la iglesia se encuentran tanto indígenas como gente del pueblo y turistas que acuden a presenciar esa singular ceremonia. El ritual finaliza con la misa de Navidad celebrada en la mañana del 25, a la cual acuden más de 500 personas.

Desde Panalachi, Guteachi, Nagueachi, Napuchi (Valle de los Hongos) y muchas localidades más, todas ellas dentro del municipio de Bocoyna… ¡llegan los matachines hasta Sisoguichi! y sus vestimentas, así como toda esa devoción, dan color y sentimiento a la celebración de la Navidad. Los sones que interpretan son entonados por violines elaborados por artesanos tarahumaras y aunque carecen de brillo y no tienen color, la madera pulida los hace verse realmente originales.

Para los matachines no importa el frío ni el desvelo, tampoco las distancias recorridas. Al ritmo de las sonajas y los violines se escuchan los sones que amenizan la danza. Para los tarahumaras, la danza es una oración, con ella piden perdón, imploran lluvia y dan gracias a Dios. Su principal Dios es una fusión de Cristo con Onorúame, como lo denominan ellos.

Las danzas que realizan son ceremonias llenas de significado; a través de ese ritual expresan sus esperanzas, temores, los tormentos de sus almas, sus anhelos de una vida mejor, así como sus plegarias de amor y alegría. Bailan para agradecer bendiciones y para evitar enfermedades, entre otras cosas.

Estos danzantes se caracterizan por el brillante colorido de su atuendo. La danza matachín es ejecutada por un número par de bailarines, generalmente ocho o doce; es un baile de movimiento, giros y cambios rápidos que ejecutan en dos hileras de danzantes bajo la dirección del jefe.

Estar ahí, presenciar ese ritual y compartir la Navidad al lado de los indígenas tarahumaras, es un privilegio y una experiencia inolvidable. Es sentir la unión de dos culturas, es ver que se trata tan sólo de almas que se reúnen para esperar la llegada de Jesús.

Los matachines: Soldados de la virgen

Cuando la época de lluvia se hace presente en la sierra suroccidental de Chihuahua, los tarahumaras se dispersan en sus aislados ranchos. El regreso a casa conlleva realizar las labores más pesadas del ciclo agrícola, pero ellos saben que la recompensa a estos esfuerzos bien vale la pena.

Cuando los cultivos maduran y está a punto de levantarse la cosecha, la gente vuelve a reunirse en las cabeceras de sus comunidades para llevar a cabo fiestas y ceremonias colectivas: ha llegado la hora de celebrar el bienestar económico que representa la obtención de los frutos de la tierra y se da inicio a un ciclo festivo que abarca desde finales del otoño hasta febrero o marzo, época en que se comienzan las labores agrícolas de una nueva temporada.

Las fiestas principales de este ciclo se dedican básicamente a celebrar a los santos patronos, a conmemorar las fechas más relevantes de la Pascua de Navidad y a honrar a la Virgen María, una de las devociones más veneradas en la región (bajo las advocaciones de Guadalupe o la Virgen de Loreto).

Durante este período, una sociedad ceremonial destaca por su activa participación en las fiestas: se trata de los matachines, los danzantes que dedican sus actuaciones a la Virgen.

Aunque las fechas de apertura y de cierre de las actuaciones de los matachines varían considerablemente, según la comunidad de que se trate, el ciclo ritual durante el que éstas son más intensas alcanza su etapa culminante en el período que corre entre el 12 de diciembre (fiesta de la Virgen de Guadalupe) y el 6 de enero.

Organización

Los organizadores de los grupos de matachines se llaman chapeyokos o chapeyones. Son ellos quienes convocan a los participantes y los dirigen. Tienen poder para amonestar a los miembros del grupo que no sigan sus indicaciones y como símbolo de ese poder portan un látigo.

El cargo de Chapeyoko está rodeado de un aura de autoridad y prestigio; quienes conforman este grupo son especialistas en el ritual y tienen la gran responsabilidad de conducir la buena ejecución de las actuaciones de los danzantes. Los chapeyokos no usan el traje de matachín, pero portan una máscara que, generalmente, es de madera tallada, con barba y bigotes hechos de crin de caballo o de pelo de cabra. Cuando la danza se ejecuta, los chapeyokos emiten unos gritos con los que indican a los danzantes ciertos cambios en los pasos coreográficos.

Otros dirigentes de la danza son conocidos bajo el nombre de monarcos; bailan con los matachines conduciendo las evoluciones, fungen como maestros de los reclutas nuevos e inexpertos y gozan también de un gran prestigio en la comunidad.

El número de miembros de un grupo de matachines varía mucho; en buena medida depende del poder de convocatoria de los organizadores, del grado de tradicionalismo que conserve la comunidad en cuestión y de las posibilidades económicas de la gente. Esto último se debe a que cada matachín debe comprar su vestimenta y demás objetos concernientes a la parafernalia ritual.

Es común que quien se compromete a actuar como matachín lo haga durante un lapso de tres años consecutivos, pero este tiempo de permanencia también es variable. En algunas comunidades donde la influencia mestiza es dominante, como Cerocahui y Morelos, las mujeres pueden formar parte de los grupos de matachines; sin embargo, lo más común es que sólo incluyan hombres.

Indumentaria

La vestimenta consiste en ropa de origen mestizo: camisa, pantalones, botas y calcetas (estas últimas sobrepasan a las botas y se ajustan por encima de los pantalones). Para rematar el atuendo se colocan también un par de capas rojas o floreadas de tela de algodón, que van desde los hombros hasta las rodillas.

Quizás lo más característico de la indumentaria de los matachines es la corona que llevan en la cabeza y las sonajas y palmillas que portan en sus manos. La corona se confecciona con espejos o con ramos de flores que pueden ser de tela, papel de china o plástico; de ella cuelga una miríada de listones multicolores. También, con paliacates, se cubren la parte posterior de la cabeza y parte de la cara, dejando al descubierto sólo los ojos y la nariz.

Los matachines portan en la mano derecha una sonaja que agitan constantemente, mientras que en la izquierda llevan una palmilla (especie de abanico que también puede adquirir la forma de un tridente), a la que se le cuelgan listones de colores y flores de tela o plástico. A este objeto se le llama sikawa, que en la lengua tarahumara significa “flor”, término que denota el poder del bien. Los mitos explican que los matachines fueron creados para ser los soldados de la Virgen y extender buenas influencias a través de sus danzas y del poder benigno, conferido esto último por el simbolismo de la flor.

En estas festividades casi siempre se efectúan procesiones en las que participan las autoridades de la comunidad, las tenanches (tres niñas o muchachas que portan las imágenes sacras) y el público en general.

Cada procesión es abierta por tres piezas de matachines, quienes la encabezan junto con sus músicos. Si hay un sacerdote disponible en la localidad se hace misa; pero lo que si no puede faltar es la pronunciación de los nawésari, es decir, los sermones que efectúan las autoridades para exhortar a todos a comportarse bien, a trabajar durante todo el año y a recordar la importancia de la ceremonia que se está celebrando.

Para finalizar su actuación, los matachines se deciden ejecutando una pieza en la que los danzantes, formados en dos hileras enfrentadas, intercambian toques de sus respectivas palmillas y pies, formando un entrelazado con el danzante que tienen enfrente. Este acto se hace en el atrio y se repite en el interior del templo.

Fuente: unvisitantenuevo.blogspot.mx. Redacción. elheraldodechihuahua.com.mx.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia