historia.jpg

CÓMO CONOCIÓ DON VENUSTIANO CARRANZA AL GRAL. VICTORIANO HUERTA

 

A FINES DE 1912, en el Castillo de Chapultepec, Madero presentó a Don Venustiano Carranza con el Gral. Victoriano Huerta.

El Gobernador de Coahuila había venido a la metrópoli para el arreglo de algunos asuntos de su Estado -entre otros, el concerniente al de las Fuerzas Irregulares de Coahuila- por lo que tuvo que entrevistar al Presidente de la República y esperar a ser recibido mientras el Primer Mandatario terminaba de conferenciar con el ex-Jefe de la División del Norte, Gral. Victoriano Huerta. En la sala de espera, Don Venustiano platicó largo rato con el entonces Coronel de artillería Guillermo Rubio Navarrete, quien había acompañado al Gral. Huerta a Chapultepec.

A pesar de que durante la campaña contra Pascual Orozco, Carranza tuvo oportunidad de conocer a Huerta, el encuentro no se efectuó y hubo de producirse hasta el momento a que me refiero, en el histórico Castillo. Huerta había ido a ver a Madero para testimoniarle su lealtad, porque un periódico capitalino lanzó la noticia de que el jefe jalisciense conspiraba contra el Gobierno de la República. Noticia exacta, pero negada constantemente por el inculpado.

Al terminar la entrevista entre Huerta y Madero, el Presidente Mártir abrió la puerta de su despacho y salió precediendo a Huerta. Este último traía en la mano un ejemplar del periódico que, según él, lo calumniaba. Madero presentó al Gobernador de Coahuila con el Gral. Huerta. Entonces éste aprovechó la ocasión para repetirle a Madero las seguridades de su adhesión señor Presidente -dijo Huerta- me alegro mucho de que su buen amigo el Gobernador de Coahuila esté aquí, en estos momentos, pues delante de él quiero repetirle lo que le dije allá adentro: "Soy un hombre leal y este periódico indecente -exclamó estrujando el ejemplar del diario que traía en las manos- no es sino un enemigo de la patria, de usted y mío".

El futuro infidente deseaba poner a Don Venustiano Carranza como testigo de su lealtad a Madero.

Ya para retirarse, Huerta se acercó al Primer Mandatario, lo abrazó y lo levantó en vilo, repitiendo el estribillo de su lealtad. Al austero Gobernador de Coahuila le causó una pésima impresión el hecho, por considerarlo irrespetuoso y encubridor de obscuras intenciones. Más tarde lo comentó así; y, pasado el tiempo, ya ocurrido el asesinato de Madero y siendo Carranza Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, al referirnos el suceso, decía:

Señores, les voy a contar a ustedes cómo Huerta pretendió utilizarme a mí como testigo de su lealtad al Presidente Madero. Y nos narraba lo sucedido a mí y a otras personas, tres meses antes de la Decena Trágica.

Fuente: Mis Memorias de la Revolución. Editados por la Comisión de Investigaciones Históricas de la Revolución Mexicana bajo la dirección de Josefina E. de Fabela. Coordinador: Roberto Ramos V. Investigadores: Luis G. Ceballos, Miguel Saldaña, Baldomero Segura García. Editorial Jus, S. A. México, 1977. pp.44-45.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia