Frontpage Slideshow (version 2.0.0) - Copyright © 2006-2008 by JoomlaWorks
LLEGADA DE LOS MENONITAS A CIUDAD CUAUHTÉMOC, CHIHUAHUA

 

El 1° de Marzo de 1922, salió de Manitoba, Canadá el primero de los seis trenes que contrataron los mennonitas a un costa de 30,000 dólares por cada uno para transportarlos hasta México, llegando a San Antonio de los Arenales el día 8 del mismo mes. En total arribaron 9,263 personas que se distribuyeron 8,025 en lo que hoy es el Municipio de Cuauhtémoc, 511 en el Municipio de Namiquipa y 727 en el Municipio de Riva Palacio.

 

 

La Familia Menonita

Cada familia traía, además de sus pertenencias personales, su menaje de casa, carros de transporte, caballos de tiro, vacas lecheras, pollos, gansos, cerdos, implementos agrícolas, semillas para siembra, maderas y materiales para construcción de sus casas y la nada despreciable cantidad de 15 millones de pesos.

Se organizaron en dos colonias: Manitoba conformada por 42 campos numerados del 1 al 42 y Swift Current conformada por 17 campos numerados del 101 al 117. Se les entregó la porción correspondiente a cada familia consistente en alrededor de 40 acres. Esas compañías son las que hasta la fecha poseen legalmente las tierras, y ellas son las que pagan las contribuciones estatales y municipales mismas que a su vez cobran a los colonos.

Las aldeas o campos se trazaron de acuerdo a la forma adquirida en su época en Rusia donde se acomodaron de diez a treinta familias dándoles nombres como Kleefeld, Rosentahal, Blumengart, Rosengart y Schanzenfeld. Blumenort.

 

 

Transformadores del Campo

Los trabajos de labranza de las tierras se iniciaron de inmediato, y los colonizadores se enfrentaron a las dificultades que conllevaba su desconocimiento del medio. El terreno era tan pedregoso y de tan poco espesor que los arados se gastaban rápidamente.

Los colonos empezaron a poner en práctica los procedimientos y técnicas agrícolas que conocían tan bien desde sus tiempos en tierras remotas, así que intentaron sembrar trigo, fracasando estrepitosamente, convenciéndose de que ese cultivo no era el indicado para esas tierras. Intentaron después sembrar lino y aunque los resultados fueron satisfactorios, encontraron que la fibra no tenía mercado.

Finalmente optaron por la siembra de cultivos adecuados a la región, como maíz y fríjol aunque tenían mucho que aprender en su cultivo adecuado. Lo que sí les dio magníficos resultados fue la siembra de la avena, que con el tiempo se convirtió en la cosecha más intensa de la región.

 

 

Además de las dificultades de los cultivos, se enfrentaron con los problemas del clima. Las lluvias escasas y poco frecuentes, las temperaturas extremosas con bajísimos coeficientes de humedad y las heladas hasta el mes de mayo les causaron serios problemas. Aunado a esto la presencia de plagas tanto vegetales como animales terminaron por agudizar sus problemas. Pero a pesar de todas estas circunstancias en contra, el trabajo y la persistencia que les caracteriza les ayudó a superar todas las dificultades y lograron hacer con el tiempo de estas tierras, un emporio agrícola que a la fecha conocemos.

 

 

Usos y Costumbres

Aunque la forma de vida de los Menonitas ha cambiado mucho en la actualidad, las costumbres y tradiciones de la Antigua Colonia menonita son muy características. Aunque los podríamos clasificar en conservadores y liberales. Por motivos de este artículo nos referiremos solamente a las costumbres de los conservadores.

 

Entrar en una casa menonita es detener el tiempo y retroceder unos doscientos años. Sobre el impecable y bien cuidado piso se asientan los muebles ancestrales transmitidos de generación en generación, pintado de vivos colores donde predominan el rojo y amarillo. , Sobre las camas, dispuestas como lechos hasta alcanzar el techo, sobresalen los gruesos colchones y cojines de pluma.

Son extremadamente conservadores, sin lujos, ahorrativos y emprendedores. Solo emplean moderna maquinaria agrícola por las necesidades del campo, pero utilizan unos carromatos llamados "buguies" que son jalados por caballos percherones. Dominan la conserva de embutidos y carnes frías, saladas y ahumadas, frutos y vegetales y conocen los dones de la panadería. Pero su principal virtud, además de la agricultura, es la elaboración de productos lácteos principalmente la producción del famoso "queso menonita".

 

 

Sus casas semejantes a las aldeas de Sajonia que recuerdan los campos de Europa, son cuadrangulares con ventanas pequeñas, las paredes de adobe; que conocieron y aprendieron a elaborar en Cuauhtémoc, además crearon un sistema de construcción rápido para construir paredes consistentes en cimbras verticales de lámina que les permite hacerlas colando el concreto armado, se encuentran unidas a los establos, a veces prácticamente bajo el mismo techo, en contacto directo con el ganado; Siempre bien alimentado y cuidado con esmero.  Los graneros, cobertizos, así como el horno, el pozo; con su estructura metálica del molino de viento o papalote que sobresale a la lejanía, y los talleres, están dispuestos alrededor de los patios de las granjas. 

 

  

Religión

Los principios menonitas son todos religiosos. Es la religión la que norma las actitudes y las decisiones individuales y colectivas. Por lo tanto la sociedad constituye una verdadera teocracia, de moldes rígidos, en la que, por su falta de evolución, ni siquiera existe una verdadera organización sacerdotal. La unidad se logra por la identificación espiritual, la comunidad de intereses y el fanatismo común.

La iglesia presenta la misma sencillez del clero. Son construcciones amplias, simples sin adornos. Carecen de torres y campanas, de cuadros, esculturas, altares y de cualquier objeto religioso.

 

 

 Escuela y Educación Menonita

La mayoría de los campos menonitas, cuentan con una escuela de tipo unitario, para la educación elemental de los niños cuyas edades fluctúan entre los 5 y 14 años de edad. Regularmente la escuela es atendida por un maestro y solamente cuando el grupo es muy numeroso, trabajan en ella dos o mas maestros.

La escuela cuenta con una aula, un amplio patio, anexos y la casa del maestro. Están equipadas con mesa bancos para cinco alumnos cada uno, escritorio para el maestro y libros de cánticos religiosos, de oración, aritmética, lectura y Biblia.

  

 

Hoy en día, los menonitas se han distinguido como gente de trabajo e innovación para los negocios. Se han consolidado como agricultores y excelentes industrializadores de productos lácteos en especial su queso,  en tiempos recientes, se han diversificado a negocios mas relacionados a la cultura mexicana, como el de restaurantes de pizzas, venta de productos agropecuarios, farmacias, bazares, etc. que son atendidos por sus propios hijos, que ya usan relojes de pulsera, ropa moderna y entablan conversación con los clientes y además exhiben en sus negocios la bandera nacional.

 

http://www.monografias.com/trabajos11/menonit/menonit.shtml

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia