turismo.jpg

Chihuahua en Imagenes

FPSS slide image

Chihuahua Capital

Museo Casa Chihuahua frente a las Fuentes Danzarinas y al ...

Más...
FPSS slide image

Casas Grandes-Madera

Zonas arqueológicas como Paquimé y las 40 Casas

Más...
FPSS slide image

Parral Ruta de Villa

El Museo Francisco Villa ocupa el edificio desde ...

Más...
FPSS slide image

Desierto Chihuahuense

Muy cerca del poblado de Coyame, a solo 2 ...

Más...
FPSS slide image

Perlas del Conchos

Ojo de Talamantes, creado por la naturaleza hace ...

Más...
FPSS slide image

Región Barrancas del Cobre

La Cascada de Basaseachi es un salto de agua con ...

Más...
FPSS slide image

Plan de Viaje

El Chepe recorre 650 kilómetros atravesando las Barrancas del Cobre, ...

Más...
FPSS slide image

Ciudad Juárez

La Catedral dedicada a la Virgen de Guadalupe anexa a ...

Más...
BATOPILAS, PUEBLO MINERO FUNDADO EN 1708

EL MUNICIPIO DE BATOPILAS SE ENCUENTA EN LA REGIÓN DE LA SIERRA DE CHIHUAHUA, LIMITA CON LOS MUNICIPIOS DE GUACHOCHIC, MORELOS Y URIQUE, A 397 KILÓMETROS DE LA CAPITAL DEL ESTADO DE CHIHUAHUA.

Latitud 20° 02' N  Longitud 107° 44' O

 

 

Hay dos caminos para arribar a la región de Batopilas: el primero parte de Creel (a 247 km de Chihuahua) y el segundo de Guachochi (a 407 km vía Parral). En ambos casos se toma la desviación a Samachique (a 70 km de los dos lugares) y desde ahí se deben recorrer 55 km de descenso por terracería hasta llegar al fondo de la Barranca y a Batopilas. Los 55 km se recorren en más o menos tres horas de viaje, que gracias a sus grandiosas vistas de la barranca resulta atractivo. 

 

 

La Barranca de Batopilas es una de las zonas más atractivas del Circuito Barrancas, pues su profundidad alcanza los 1800 metros, por donde serpentea el río Batopilas, cuyo curso se extiende desde Tónachi hasta desembocar en el río San Ignacio. Batopilas es un destino alternativo para quienes se encuentren por la zona de Creel ó Guachochi. El angosto camino de terracería, es en sí un atractivo. Por lo sinuoso del camino, se recomienda que complete el recorrido en el autobús que sale a diario de Creel. 

 

 

Batopilas, cuyo nombre deriva de la voz tarahumara bachotigori, que significa “cerca del río” es conocida también como la Barranca de la Plata, en razón de las explotaciones mineras que extraían minerales de plata. Los principales emprendimientos mineros, cuya riqueza era conocida en todo el mundo, fueron las vetas de La Bufa y Batopilas. La minería, como industria principal, se extendió desde principios del siglo XVIII hasta comienzos del XX.

 

 

Pueblo de Batopilas

En el fondo de la barranca, a 450 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el pueblo de Batopilas, que nació de la mano de la economía minera a principios del siglo XVII. En sus momentos de mayor actividad llegó a albergar alrededor de 10 mil habitantes. El poblado tiene 5 kilómetros de largo y está ubicado en una de las orillas de la zona más estrecha del río. En la actualidad viven en él 800 personas.  Se pueden visitar antiguas minas y es un paraíso para observadores de aves.

El pueblo sobresale por contar con instalaciones hoteleras que van desde excelentes a modestas, en pequeños restaurantes se sirve comida tipo casera. Durante sus recorridos, es altamente recomendable que contrate el servicio de los guías especializados que existen en la localidad.

 

 

Hacienda de San Miguel

Este edificio construido en adobe data de finales del siglo XIX. Su dueño fue el estadounidense Alexander Robert Sheperd, quien amasó una fortuna proveniente de la actividad minera en La Bufa. Shepherd, que había sido gobernador de Washington D. C., adquirió derechos de minería en 1880, reinvirtiendo en infraestructura de servicios para la población, por ello, fue el impulsor de la construcción de un hospital, una escuela. Este lejano poblado contó con electricidad después de la ciudad de México,  en los albores del siglo XX.

 

  

Misión del Santo Ángel de Satevó

Esta enorme construcción de ladrillo está ubicada en la orilla de una de las partes más anchas del cañón que forma el río Batopilas,  fue edificado por la orden de los Jesuitas entre 1760 y 1764, a 6 kilómetros del pueblo; hoy en medio de la nada, se alza esta imponente Misión que alguien bautizó como  la “Catedral Perdida”.  Sobresale su magnífico campanario y la sobriedad de sus interiores.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia