chihuahuense.jpg

JESÚS “EL GRIEGO” URUETA

 

 

JESÚS URUETA SIQUEIROS (1868-1920)

Jesús Urueta nació en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, el 9 de febrero de 1868. Sus padres, el Dr. Eduardo Urueta y Refugio Siqueiros Sarviate lo enviaron a estudiar jurisprudencia a la ciudad de México. Fue bibliotecario de la Escuela Nacional de Jurisprudencia, más tarde se adhirió al Reyismo; y después fungió como diputado a la XXVI Legislatura en el gobierno de Francisco I. Madero. También se desempeñó como profesor de literatura de la Escuela Nacional Preparatoria.

Perteneció al Bloque Renovador participando a lado de Serapio Rendón, Luis Cabrera, Roque González, Garza, Enrique Bordes Mangel y Francisco Escudero. Este grupo era contrario a la conciliación: cuando Madero pretendía la aproximación con los partidos de oposición, el Bloque Renovador se indignaba si el presidente cedía a la presión política.

El mundo de las letras lo envolvió desde su juventud, tanto por su afán de escribir como por sus relaciones parentales: fue compadre de Ignacio Manuel Altamirano y en 1902 casó con Tarsila Sierra, hija del poeta Santiago Sierra, hermano de don Justo.

El Griego, como le decían debido a su pasión por la cultura helénica, publicó en 1893 su primer libro: Fresca, donde reunió composiciones de carácter erótico (el Decamerón, de Giovanni Bocaccio, era uno de sus libros preferidos). También publicó una tragedia llamada Dulcinea, así como cuentos, poemas y ensayos literarios. El escritor Alfonso Reyes, uno de sus seguidores, lo describió así: “Educaba con aladas palabras el gusto estético de la juventud, haciéndole amar las cosas bellas y la Grecia francesa. Su influencia en la prosa mexicana sólo ha reconocido por límites la imposibilidad de seguirlo al mar armonioso en que navega”.

En 1894 Urueta se recibió de abogado y ese mismo año viajó a Europa. Recorrió Francia —donde conoció al poeta nicaragüense Rubén Darío— e Italia, mientras mandaba artículos y crónicas literarias para publicaciones mexicanas, hasta 1898, cuando regresó a México. Su estancia en el Viejo Continente lo inclinó a simpatizar con los movimientos proletario y socialista que estaban presentes en esas tierras, al grado que afirmó: “Los libros de los pensadores modernos serán la sangre de la revolución obrera”. Más tarde, en nuestro país asistiría con regularidad a la Casa del Obrero Mundial, fundada en 1912.

Urueta concurría a las tertulias literarias de la época, donde trató a Rubén M. Campos, Luis Cabrera, Gerardo Murillo –conocido como Dr. Atl– y José Juan Tablada. El historiador Álvaro Matute lo incluye como miembro de la generación del Ateneo de la Juventud, aunque lo clasifica como “azul”, es decir, de la época modernista de la literatura mexicana.

En 1914 Urueta fue nombrado jefe de despacho de la Secretaría de Relaciones Exteriores del Gobierno Constitucionalista y alterno de Venustiano Carranza. El cargo lo ejerció del 15 de enero al 23 de junio de 1915. Asistió como delegado de México en el Congreso de Historia de Roma.

En 1919, a la muerte de Amado Nervo, viajó a Buenos Aires como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario. Por sus dotes en el arte de la oración se le conoció como el “príncipe de la palabra”. Sus discursos parlamentarios pueden leerse en el Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados.

Como periodista, colaboró para la revista El Siglo XIX y para La Revista Moderna. Como escritor, Fresca fue el título que puso a su primer libro, el cual es de corte ensayístico y data del año de 1903. En Alma Poesía, escrito en 1904, recopiló sus conferencias sobre literatura griega pronunciadas en la Escuela Nacional Preparatoria. También escribió El Arte de Hablar en Público, Pasquinadas, Desenfados Políticos y Discursos Literarios.

Jesús Urueta Siqueiros fallece el 9 de diciembre de 1920 en Buenos Aires, Argentina, cuando era ministro de México en aquella ciudad.

Sus restos fueron inhumados el 29 de marzo de 1921 en la actual rotonda de los hombres Ilustres. De igual manera en Chihuahua se le reconoció como un chihuahuense ilustre, su monumento puede visitarse en el Paseo Bolívar la esquina con la avenida Independencia.

Fuentes: Articulo autoría de Janeth González Hernández. elhumanista.net. Ricardo Cruz García relatosehistorias.mx. Jesús Urueta: el más grande orador de México. Foto: Jesús Urueta 1912. Fototeca Nacional SINAFO CONACULTA-INAH.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia