historia.jpg

Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
EL PAPEL DE LA MUJER DURANTE LA REVOLUCIÓN MEXICANA

 

En un aniversario más de la Revolución Mexicana, queremos reconocer el papel que jugó la mujer en la primera revolución social del Siglo XX. Ya sea como periodistas, enfermeras, obreras, soldaderas o coronelas, las mujeres se mantuvieron al pie del cañón luchando por los intereses y necesidades de su país.

A continuación se presentarán los distintos campos de acción en los que participaron más de dos mil mujeres, así como algunos de sus exponentes más importantes.

El periodismo y la literatura se convirtieron en los primeros medios en los que las mujeres manifestaron  sus demandas y necesidades. De esta forma, destacó la periodista y escritora guerrerense Laureana Wright de Kleinhans, que en el año de 1884 fundó y dirigió Violetas de Anáhuac, la primera revista feminista en México. La cual trataba temas como la lucha por el sufragio femenino y la igualdad de género.

Juana Belén Gutiérrez de Mendoza, defendió a través de la revista Vespa, a los mineros duranguenses. Mientras que Emilia Enríquez de Rivera, en El Hogar, y Julia Sánchez, en El Látigo Justiciero, lanzaron violentas críticas a la oligarquía que regía en ese entonces. Guadalupe Rojo Muda de Alvarado asumió en 1899 la dirección de Juan Panadero, periódico fundado por su esposo en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, y que más tarde se publicaría en la ciudad de México.

Por su parte, Manuela de la Garza de Jackson, se dedicó a escribir líneas de protesta a favor de Francisco Madero, Venustiano Carranza y Francisco Villa.

Las mujeres también tuvieron un papel importante durante las huelgas que darían pie a la revolución, ya que en el año de 1917, cuando los trabajadores de la Fábrica de Río Blanco se disponían a reanudar sus  labores después de una huelga fallida, Lucrecia O. Toriz se enfrentó con una bandera revolucionaria a los empleados, quiénes comenzaron a disparar contra ella y Margarita y Guadalupe Martínez, Isabel Díaz de Pensamiento, Anselma Sierra y Carmen Cruz, otras mujeres que la acompañaban.

Lucrecia se convirtió en la primera luchadora social sacrificada por las causas de la Revolución.

En el campo de batalla, las mujeres participaron al frente de los batallones de soldados y guerrilleros, tomando las armas y ultimando al Ejército Federal.

Entre las coronelas más importantes se encuentran Carmen Alanís, quien se levantó en armas en Casas Grandes (Chihuahua) y participó en la toma de Ciudad Juárez con 300 hombres a su mando.

Juana Gutiérrez de Mendoza, quien participó activamente en la elaboración del Plan de Ayala, y fue nombrada coronela por el Caudillo del Sur, además de su trabajo periodístico ya mencionado.

“La China” comandó un batallón formado por las viudas, hijas y hermanas de los combatientes muertos. Y Carmen Amelia Robles Ávila, quien luchó contra los efectivos delahuertistas disfrazada de varón, bajo el nombre de “Coronel Robles”.

Petra Herrera combatió en la División del Norte vestida de hombre y con el seudónimo de Pedro Herrera. Su capacidad de liderazgo le valió el reconocimiento de sus compañeros de armas, aún después de descubrir su identidad femenina. Sin embargo, Pancho Villa se negó a darle crédito militar por ser una mujer, y jamás la promovió como General, por lo que Petra abandonó las tropas villistas y formó una brigada exclusiva de mujeres.

Con el tiempo, su ejército de mujeres fue disuelto, y ella siguió trabajando como espía en el norte, bajo el disfraz de moza en una cantina de Chihuahua. Una noche, un grupo de bandidos en estado de ebriedad, insultaron y dispararon a Petra Herrera, quien si bien sobrevivió al ataque, murió a consecuencia de la infección de sus heridas.

Las mujeres también participaron activamente como agentes confidenciales, exponiendo su vida para entregar mensajes secretos a los jefes militares, así como ofreciendo sus servicios como enfermeras.

Finalmente, no podemos olvidar a las soldaderas, las cuales vivían subordinadas a los soldados. Cargaban con la casa en la espalda y se encargaban de todas la necesidades de los regimientos.

El esfuerzo y convicción de estas mujeres, les aseguró un lugar en la historia, que quedará en la memoria del país para la posteridad.

Fuente: Articulo autoría de Melisa Carrillo y Carolina Carrasco. Foto Archivo Casasola.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia