turismo.jpg

Chihuahua en Imagenes

FPSS slide image

Plan de Viaje

El Chepe recorre 650 kilómetros atravesando las Barrancas del Cobre, ...

Más...
FPSS slide image

Región Barrancas del Cobre

La Cascada de Basaseachi es un salto de agua con ...

Más...
FPSS slide image

Chihuahua Capital

Museo Casa Chihuahua frente a las Fuentes Danzarinas y al ...

Más...
FPSS slide image

Perlas del Conchos

Ojo de Talamantes, creado por la naturaleza hace ...

Más...
FPSS slide image

Casas Grandes-Madera

Zonas arqueológicas como Paquimé y las 40 Casas

Más...
FPSS slide image

Desierto Chihuahuense

Muy cerca del poblado de Coyame, a solo 2 ...

Más...
FPSS slide image

Ciudad Juárez

La Catedral dedicada a la Virgen de Guadalupe anexa a ...

Más...
FPSS slide image

Parral Ruta de Villa

El Museo Francisco Villa ocupa el edificio desde ...

Más...
LAS BARRANCAS MARAVILLA DE MÉXICO


LAS IMPONENTES BARRANCAS DEL COBRE, UNA DE LAS 13 MARAVILLAS DE MÉXICO

Origen y Evolución Geológica

La Sierra Tarahumara tuvo su origen durante la era terciaria, hace unos 30 millones de años, cuando un intenso vulcanismo levantó a lo que hoy conocemos como la Sierra Madre Occidental que está ubicada en el noroeste de México. Durante un lapso de casi diez millones de años, miles de volcanes arrojaron grandes cantidades de lava y millones de toneladas de cenizas que al irse depositando conformaron las grandes mesetas de la sierra, algunas incluso, superaron los tres mil metros sobre el nivel del mar. Esta zona estuvo sujeta a movimientos tectónicos constantes y a grandes fallas geológicas que provocaron intensos fracturas en la corteza terrestre en forma de grietas; muchas de ellas descendieron más de mil quinientos metros. El agua de la lluvia y las corrientes subterráneas aprovecharon los surcos formados, dando origen a los arroyos y ríos que confluyeron en los cañones, ahondándolos más al socavar y erosionar sus cauces. El resultado fue la formación del sistema orográfico de barrancas y cañones más imponente del mundo.

 

Las barrancas que destacan por su belleza y majestuosidad son: 

Barranca del Cobre, que se une con el cañón de Tararecua y la Barranca de Urique;

Batopilas, junto con los cañones de La Bufa y de Munérachi;

Sinforosa, del río Verde;  

Chínipas con el río del mismo nombre;

Oteros, desde Piedras de Lumbre hasta Uruachi;

Candameña, cuyo inicio se admira desde lo alto de la Cascada de Basaseachi.

La Tarahumara es una de las sierras más jóvenes de México, si se compara con los más de 100 millones de años de la Sierra Madre Occidental o los 120 millones de años del Gran Cañón de Colorado. De hecho, cuando la Sierra Tarahumara se formó, los dinosaurios ya se habían extinguido.

 

 

Clima:

A partir de la evolución geológica, hubo otros fenómenos naturales que se conjuntaron para crear las características singulares de esta sierra. Al ser tan quebrada y abrupta, presenta climas que pueden parecer contrastantes y a veces extremosos dentro de una misma región. En general, son dos los ambientes que existen: el de las mesetas y montañas en lo alto de la sierra y la del fondo de las barrancas. En altitudes mayores a 1,800 msnm, la sierra presenta un clima que va de templado a frío la mayor parte del año.

En invierno la presencia de lluvias y nieve, hacen resplandecer a las montañas, registrándose temperaturas bajas y en algunos casos extremadamente bajas de entre los 0 a los -20 grados. Por el contrario, el verano presenta lluvias constantes que transforman el paisaje de los valles y los cañones en un hermoso verdor con tonos multicolores, conservando una temperatura media de 20ºC.

Contrariamente en el fondo de las barrancas el clima es subtropical y el invierno suele ser más benigno que en las mesetas, ya que se registran temperaturas de 17ºC. en promedio. En el verano, la temperatura ambiente oscila entre los 35ºC sin embargo, han llegado a registrarse extremos por encima de los 40ºC. En ésta época, las lluvias son abundantes y hacen crecer arroyos, ríos y cascadas, agregando gran esplendor a la vegetación y por ende al paisaje.

 

 

Biodiversidad:

Otro aspecto que la naturaleza ha legado como consecuencia de sus heterogéneas condiciones topográficas y climáticas, es su biodiversidad que está constituida por una gran variedad de especies de flora y fauna, incluso muchas endémicas, es decir, plantas y animales que solamente se encuentran en esta región. La parte de la sierra está cubierta de bosques de coníferas, destacando especies de pinos como Pinus ponderosa y Picea chihuahuana.

Es fácil reconocer el tronco rojo y torcido del madroño (Arbustus arizónica), contrastado con algunas variedades de encinos (Quercus spp), además de otras de plantas arbustivas y cactáceas que han sido utilizadas por los Rarámuri como alimento y curación.

Existe una sucesión de comunidades vegetales desde la parte media de la sierra hasta las profundidades de las barrancas, donde proliferan matorrales espinosos entre agaves (Agave lechuguilla) y otras cactáceas como el sotol (Dasylirion wheeleri). En las zonas húmedas se encuentran especies como ceibas (Ceiba sp), carrizos (Otate bamboo) y burseras (Bursera spp) entre otras especies.

La Tarahumara presenta una fauna que convive en habitats templados y calientes. Casi el 30% de las especies de mamíferos terrestres registrados en México, se han localizado en la Sierra Madre, destacando el oso negro (Ursus americanus), el puma (Felis concolor), la nutria (Lutra canadensis), el venado cola blanca (Odocoileus virginianus) y el lobo mexicano (Canis lupus baileyi), considerado en peligro extinción. Se han registrado 290 especies de aves, 24 de ellas endémicas de la región y 10 están en peligro de extinción, como la guacamaya verde (Ara militaris), la cotorra serrana (Rhynchopsitta pachyrhyncha), y la coa (Euptilotis noxenus). En las partes alejadas aún se percibe el vuelo del águila real (Aquila chrysaetos) y el halcón peregrino (Falco peregrinus). En el invierno las aves migratorias visitan la sierra, especialmente gansos y patos que vienen huyendo de los intensos fríos del norte de Canadá y de los Estados Unidos.

Se cuenta también con 87 especies de reptiles y 20 de anfibios, de las cuales 22 son endémicas. Además, existen 50 especies de peces de agua dulce, algunos comestibles como la trucha, el bagre y el matalote.

 

 

Cultura Taraumara          

La sierra ha sido hogar de numerosas culturas indígenas desde hace mucho tiempo, persistiendo algunas hasta nuestros días como el caso de los Pimas, los Varohios, los Tepehuanes y sobre todo los Rarámuri (que significa “pies ligeros”), mejor conocidos como Tarahumares. Estos últimos constituyen el 90% de la población autóctona con un poco más de 50,000 habitantes.

 

A los Rarámuri se les conoce mundialmente por su fama de ser excelentes corredores de largas distancias, ya que la mayoría de ellos son capaces de trotar sin detenerse durante más de doce horas. Sus comunidades están conformadas de 5 a 20 familias asentadas en pequeños valles a orillas de los arroyos. Algunos suelen alejarse y habitar en oquedades o pequeñas cabañas rústicas instaladas en las escasas mesetas de las escarpadas montañas. Al acercarse el invierno se trasladan grandes distancias tierra abajo, donde se encuentran un mejor clima para su estancia. Muchos de los poblados de mestizos han crecido cerca de estas comunidades.

 

Entre los Rarámuri, las festividades son el vehículo de acercamiento y convivencia. Las danzas, tesgüinadas y ofrendas son los elementos básicos de sus complejas celebraciones místico-religiosas, donde no falta su bebida característica de maíz fermentado conocida como tesgüino. Sus magistrales danzas se han heredado a través de generaciones, acompañadas de la música que es transmitida con diversos instrumentos que ellos mismos elaboran. La vestimenta es un toque esencial, donde el colorido de sus telas se entremezcla con su tez morena o con la piel pintada de los danzantes.

 

 

Los Rarámuris conservan una rica variedad artesanal entre herramientas, adornos y utensilios que actualmente se venden a los turistas. Las mujeres son sumamente hábiles en el tejido de gruesas cobijas, bolsos, cintas, extraordinarios cestos y sombreros hechos con material de la región; los hombre son diestros en la talla de madera.

 

Las curaciones tienen un toque mágico-religioso, donde son utilizadas una gran variedad de especies de plantas medicinales que actualmente constituyen un rico legado de las ciencias curativas modernas.

Todo esto invita al descubrimiento de experiencias nuevas y singulares guardando el debido respecto a la vida y las costumbres de esta noble raza, considerada como la conciencia de la Sierra Tarahumara.

 
Joomla extensions and Joomla templates by JoomlaShine.com
Agregar a Favoritos      Ligas de Interes     Mapa del Sitio      Miembro Honorable     Fuentes/Creditos      Contacto/Buzon de Sugerencia